viernes, 21 de abril de 2017

The Emperor's Railroad, de Guy Haley


The Emperor's Railroad es una novela corta de Guy Haley publicada en Tor.com. Su secuela, The Ghoul King ya la tengo leída y en breve caerá también la reseña. No tengo demasiado que comentar sobre esta obra, pero me apetece señalar un par de detalles, así que la reseña va a ser cortita (que tampoco está nada mal). 

Esta novela no tiene nada demasiado destacable excepto el mundo que ha creado el autor. El estilo es plano y repetitivo, los personajes no son demasiado interesantes (y tampoco conseguimos que nos importen demasiado), la trama es un tanto ridícula, pero si algo me enganchó e hizo que me interesara la novela fue la construcción del mundo, el cual parece un personaje propio y genera decenas de preguntas interesantísimas. Esto no es algo que me suela ocurrir. Es cierto que el lore de una obra me interesa muchísimo (ahí tenemos esa vena Sanderson), pero lo que más me tira de un libro es el estilo y una trama misteriosa bien llevada (no de misterio, sino con intrigas).

En The Emperor's Railroad se nos cuenta la historia desde el punto de vista de Abney, un anciano que recuerda su juventud cuando se encontró con Quinn, un caballero. La novela es el viaje de Quinn escoltando a Abney y a su madre de las ruinas de su pueblo en Pennsylvania a otra ciudad en Ohio. No queda nunca demasiado claro, pero este mundo futuro postapocalíptico está plagado de criaturas y monstruos de fantasía, y la construcción y descripción del entorno aportan un grado de inmersión tremendo. La trama es básicamente eso, un viaje donde aparecen monstruos. La casi nula presencia de personajes femeninos tampoco ayuda a que la historia tenga color, la madre de Abney apenas aparece como decorado. Y esto unido a que la trama es, como ya he dicho, ridícula, hacen de esta lectura una experiencia extraña. Lo que quiero decir es que no recuerdo que me haya ocurrido nunca lo de leer una novela por inercia de descubrir más sobre su trasfondo. Me dan igual los personajes, y lo que ocurre, necesito saber qué hay tras el telón de fondo. Este sentimiento ha sido tan potente que me he leído la segunda novela de esta ¿trilogía?. Desde luego no es un libro que recomiende, y es de los peores libros que he leído en Tor.com con diferencia, pero oye, tiene su qué y me lo he terminado, que ya es más de lo que puedo decir de muchos otros libros que me han gustado incluso menos. Pero repito, no lo recomiendo.

lunes, 17 de abril de 2017

Amatka, de Karin Tidbeck





Amatka, de Karin Tidbeck (Nevsky, 2016), llega en el momento adecuado. La editorial Nevsky presenta la traducción de la primera novela de la autora sueca en un tiempo donde parece que estamos reviviendo cierta revitalización de la CF distópica y ucrónica. No hace mucho teníamos la adaptación de El hombre en el castillo a TV, y este mismo abril se estrena la adaptación de El cuento de la criada, de Margaret Atwood. Y es que Amatka, citando a SergiViciana parece ser una distopía soviética.

Amatka responde a la cuarta colonia o ciudad humana del mundo. Es un mundo que no es el nuestro, pero desde luego es muy parecido. Tiene algunas curiosidades centradas en el lenguaje, como que las palabras definen la realidad, es decir, hay que marcar todo con su definición escrita, y mencionarla constantemente para probar la realidad de ese objeto o lo que sea. ¿Os suena de algo? Desde luego es un acercamiento a la distopía muy de Orwell y Huxley. Pero aquí viene la complejidad, no es el significado lo que da sentido al significante, sino al revés. Por lo que la realidad tangible está supeditada por completo al lenguaje. Esto quiere decir que cambiar una sola palabra puede cambiar la realidad por completo, lo que podría poner en peligro la estabilidad no solo de la colonia Amatka, sino de algo mucho más grande. Quizá incluso de la propia existencia.

¿Complicado? Para nada. Y aquí viene lo grande de Amatka, Karin Tidbeck nos introduce a estos conceptos tan complicados con mucha mano, utilizando ejemplos, situaciones y contextos, y no tira de infodumps ni de explicaciones directas. Los personajes interactúan entre ellos y a partir de ciertas relaciones, entendemos los conceptos. Hay capítulos que funcionan a modo de relatos para introducir diferentes conceptos o personajes, y esto lo he achacado a la calidad de relatista de la autora. Karin Tidbeck es la autora de la antología de cuentos Jagannath que también publicó Nevsky y que, aunque me parece mucho más redonda que Amatka y más recomendable para entrar en la autora, creo que tiene ciertos puntos en común, ya no solo de estilo, sino de temática.



Amatka también tiene cosillas que no me han gustado, como la introducción de personajes arquetípicos que solo sirven a un propósito puramente argumental y que carecen de la humanidad o profundidad que uno necesitaría para considerarlos “personas”. El lector comprende que son “cosas” y le importa un rábano lo que les ocurra. También me parece interesante la mirada hacia el Estado/Gobierno de Karin Tidbeck. Recordemos que es sueca, y Suecia tiene un modelo de gobierno envidiable. Escandinavia es esa región inhóspita a medio camino entre Europa y los antiguos estados soviéticos. Es decir, los cuatro estados que he mencionado antes, son comunistas sin tapujos. Tras tres años de vivir en Dinamarca (que diría que es el país menos escandinavo de Escandinavia), uno entiende todavía más el motivo de esto.

En Amatka el trabajo ha de ser constante para evitar la degradación de la colonia. Ya sea porque los materiales se desgastan rápidamente o porque es necesario refrescar continuamente el lenguaje. Creo que el libro sufre de algo parecido, y es que como os he dicho Tdibeck es una excelente relatista, pero creo que la novela sufre en la extensión, y Tidbeck parece que trata de solventar este problema tratando de unir pequeños mini-arcos argumentales a modo de relato que le van insuflando vida según el lector podría ir cansándose. No sé si es una estructura ideal para una novela, pero aunque es un pelín torpe, me ha funcionado. Además, da la sensación que la autora se ha dejado cosas en el tintero, que se ha contenido por no agobiar, o quizá por dejar espacio para la reflexión. En cualquier caso, la edición de Nevsky es excelente, con una traducción pulida de Marian Womack y una ilustración de Zuri Negrín que es una gozada. Desde luego, no puedo dejar de recomendar esta novela. Karin Tidbeck es la promesa sueca de la fantasía.

martes, 11 de abril de 2017

El final del día, de Claire North


La última novela de Claire North, El final del día, supuso un parón en la pila para adentrarme en otro texto de la carismática autora inglesa. El "efecto novedad" además de que desde la editorial inglesa me enviaron un ejemplar para reseñar, pues me tiré de cabeza. De Claire North he leído Las primeras quince vidas de Harry August, novela a la que le dedicamos un The Spoiler Club (y que quizá algún día acabe mis notas y publique la reseña por aquí), además de las tres novelitas cortas tituladas The Serpent, The Thief y The Master. Además el año pasado ganó el Premio Ignotus 2016. El caso es que con estos precedentes yo tenía suficiente confianza en la autora como para ni siquiera dudar de si la novela iba a gustarme o no. Estaba seguro de que sí.

El final del día nos presenta a Charlie, el cual se encarga de ser el heraldo de la Muerte. Tiene que viajar por todo el mundo visitando a diferentes personas para llevarles mensajes concretos por orden de la Muerte, y que precisamente Charlie te venga a ver suele ser un presagio funesto. O no. La novela se estructura en fragmentos muy cortos que representan situaciones, viajes o experiencias que vive Charlie, y que funciona a modo de un fix-up de relatos cortos que forman una novela de extensión considerable. 


Claire North tiende a jugar con los capítulos cortos, textos breves pero muy impactantes y que dejan un cliffhanger (mayor o menor) para enganchar con el siguiente. Tengo la impresión de que la autora ha querido llevar esto más allá adaptando una trama que le permita seguir esta estructura. Así como en Las quince vidas de Harry August "casi" cada capítulo era una vida, o una historia cerrada, en El final del día tenemos que cada capítulo es un viaje o una situación concreta dentro de cada viaje. A título personal me parece una idea original, pero creo que es una estructura muy delicada. Claire North tiende a divagar en sus novelas. Introduce temas concretos y reflexiona sobre ellos para luego dejarlos a un lado sin más. Por lo tanto que esta novela tenga capítulos enteros de temas que ni van ni vienen a la trama me destroza por completo el ritmo y no me permite disfrutar de la historia. Me saca del texto. Que el ritmo narrativo se rompa para reflexionar sobre algo concreto del cambio climático, del Bréxit, o incluso de fútbol (¡del fúbtol!) es algo que no he sido capaz de asimilar.

La novela tiene muchos puntos positivos, sin ir más lejos, el propio estilo de la autora es espectacular, y es que Claire North escribe terriblemente bien. La trama es interesante cuando se centra en, bueno, en la trama, y que aparezcan más jinetes del Apocalipsis es bastante emocionante. Tengo la sensación de que Claire North tiene unas ideas brillantes, pero que nunca acaba de conseguir sacarle todo el potencial a las mismas, que se quedan a medio camino como "excusas" para leerte un texto con sus reflexiones. Y es una lástima, porque como ya os digo, creo que North tiene un potencial espectacular para contar historias. Por último mencionar que la editorial Hidra va a publicar esta novela en castellano, lo cual me parece una noticia para celebrar. A pesar de mis palabras, creo que merece la pena leerse esta novela para conocer a North, para adentrarse en su estilo y para celebrar que autoras tan originales y tan poco "comunes" se publiquen en castellano. 

martes, 4 de abril de 2017

Resumen de lecturas [marzo, 2017]


Este mes ha sido más de terminar lecturas que ya tenía empezadas, como Amatka, Elgigante enterrado o Piercing. Por el resto, lecturas cortas y breves, relatos, antologías y un manga. Poco más que contaros esta vez, así que pasamos a los comentarios de las lecturas.

Snapshot, de Brandon Sanderson [RESEÑA

Novela corta de apenas cien páginas que me pareció de los experimentos más interesantes de Sanderson fuera de la fantasía. Esta novela corta nos presenta un mundo digital que recrea una ciudad real en un momento concreto para que dos detectives se metan dentro en plan Matrix a resolver el caso buscando pistas que no se han encontrado a posteriori. El final es un giro inesperadísimo. Bravo. Ojalá más Sanderson de este estilo.

Hombres salmonela en el planeta porno, de Yasutaka Tsutsui [THE SPOILER CLUB

Lectura de marzo para el The Spoiler Club que podéis ver en este enlace. Es posible que caiga por aquí una reseña, ya que Isa se encargará de reseñarlo en El peso del aire. Pero resumiendo mucho por si os da pereza veros el programa: muy recomendable, con muchos peros. No es lo mejor del autor. Leed Paprika.

Amatka, de Karin Tidbeck 

En Neo Nostromo estamos con un pequeño parón por temas laborales, pero esta iba a ser mi reseña para el programa de este mes. También colgaré el texto de la reseña en el blog. Sobre el libro: Karin Tidbeck me ha sorprendido mucho con esta novela. Yo la consideraba una maestra de las distancias cortas, y lo cierto es que me ha demostrado en las largas tiene muchísimas tablas. Os recomiendo visitar la reseña que hizo Sergi Viciana en Fantifica. Lo recomiendo muchísimo, porque además la edición de Nevsky es gloriosa. Y si necesitáis sinopsis, os dejo enlace a Goodreads.

Nevertheless, She Persisted, de VV.AA. 

Para el Día Internacional de la Mujer, en Tor.com sacaron una serie de relatos muy cortos inspirados en la frase: Nevertheless, She Persisted, los cuales se pueden leer todos de forma gratuita en la web. Hay relatos buenísimos, otros pasables, y otros muy interesantes. En poco menos de una hora los podéis tener todos leídos. Os dejo enlace.


Piercing, de Ryu Murakami 

Uf. Tengo la reseña escrita para El peso de aire, pero me ha dejado tan loco, tan echo polvo, y tan asqueado... Un hombre se despierta por la noche con un ataque de ansiedad. Necesita apuñalar a su bebé. Pero se pasa toda la noche con el cuchillo en la mejilla del recién nacido, porque de esta forma se asegura de que no lo hará. Una lucha interna entre el sí y el no. ¿Solución? Matar a prostitutas para calmar su sed de sangre. Una ida de olla que ahonda en lo más profundo de la psicopatía. Te deja destrozado, como todo lo de Ryu Murakami.


Luna: Luna de lobos, de Ian McDonald 

De este me vais a permitir que no diga nada, ya que he tenido la suerte de corregir la traducción de la novela, y no me parece ético reseñarlo. (Pero leedlo, que lo peta).

El gigante enterrado, de Kazuo Ishiguro 

Editaré el post la semana que viene para colgar la reseña, pero os avanzo que no me ha gustado. Me esperaba una cosa, y Ishiguro me ha dado con su novela en toda la cara. No me gustó Nunca me abandones, y esta me ha gustado menos. ¿Es una mala novela? Para nada, pero no he conectado a ningún nivel. No es para mí.

Separhim; 26613336 wings, de Mamoru Oshii y Satoshi Kon 

Interesantísimo manga en colaboración entre dos maestros de la animación japonesa. Lástima que esta colaboración de 13 tomos se quedara abandonada en el primero, porque yo me la hubiera leído entera. Muy, muy buena.

Defending Elysium, de Brandon Sanderson 

Relatito de ciencia ficción de Sanderson. Nada del otro mundo, pero es interesante y se leer en un plas. Se nota que es un texto antiguo del autor, sobre todo en la construcción de personajes.

jueves, 23 de marzo de 2017

La tierra permanece, de George R. Stewart


Este 2017 una de mis intenciones es leer más clásicos, y que Gigamesh reeditara La tierra permanece, novela que ha sido publicada varias veces en España pero llevaba varios años descatalogada, era una excusa perfecta para conocer a un autor importante en la ciencia ficción. Leyendo otras críticas de esta misma reseña, algunas comentaban que las anteriores ediciones de La tierra permanece, de George R. Stewart mostraban un texto no demasiado bueno, e incluso malillo. El caso es que Gigamesh no solo reedita el formato con una cubierta nueva, sino que también lleva una nueva traducción a cargo de Luis Delgado.

La tierra permanece es una novela apocalíptica, que narra el fin de la civilización humana tal y como la conocemos a causa de una enfermedad que acaba con casi toda la población. La narración se centra en el científico protagonista que vive en medio de la naturaleza dedicado a sus estudios y que, al volver a la ciudad, descubre el cataclismo. Es entonces cuando la novela arranca verdaderamente, pues la desolación, las dudas, la tristeza, o el desamparo son diferentes motores que darán ritmo a la novela. No me confundáis, no he notado que la novela fuera especialmente pesimista, quiero decir, es una novela apocalíptica, y el fin de las cosas debería ser algo desolador. Creo.

En cualquier caso, Isherwood Williams, acostumbrado al aislamiento de la sociedad plantea una interesante reflexión sobre la destrucción de la civlización y cómo de las cenizas puede surgir la esperanza, pues según va envejeciendo, va construyendo una pequeña aldea o comuna con la esperanza de unir algunos retales de lo que hubo. 

La tierra permanece, publicada en 1949, bebe directamente de las consecuencias a todos los niveles de la Segunda Guerra Mundial, por lo que no es de extrañar que el tono general de la obra sea depresivo y catastrofista. Por otro lado, como comentaba antes, Stewart no ofrece solo decadencia, sino que hace una defensa sobre volver a las raíces, de rechazo a lo industrial, de una sociedad más conectada con la naturaleza y sus circunstancias inmediatas. Pero por otro lado, el estilo narrativo del autor es tan sobrecogedor que su lirismo hace de barrera para que el apocalipsis no nos empape. El propio estilo ayuda a que el lector empatice con la idea de volver a las raíces y a una especie de sociedad pre-industrial mucho más preocupada con su entorno, y con unas bases morales más sólidas.

He quedado muy impresionado por lo bien que esta novela ha aguantado el tiempo (a nivel argumental, porque la brillante traducción de Lluis Delgado ha conseguido un lavado de cara de primera), pues es una obra que se escapa de clichés, y aunque la idea de una sociedad que colapsa y hay que reconstruirla desde las cenizas no es novedosa, La tierra permanece tiene puntos fuertes de sobra como para obviar este hecho. Bravo por Gigamesh por querer apostar una reedición de un clásico (me atrevo a decir que poco conocido o recordado hoy en día) tan interesante, lo que demuestra un gran criterio de selección. Reeditar obras tan antiguas siempre es algo muy arriesgado, pues la fiebre de la novedad nos tiene poseídos a todos, por lo que celebro y os animo a que le deis una oportunidad a la novela de George R. Stewart, pues a mí me ha dejado muy impresionado. 

lunes, 13 de marzo de 2017

Crossroads of Canopy, de Thoraiya Dyer


Cuando una novela lo tiene todo para gustarte, pero falla, el golpe es más duro. Por eso mi reflexión final con Crossroads of Canopy, de Thoraiya Dyer (Tor, 2017), es más agridulce de lo que me hubiera gustado. Un worldbuilding interesante, personajes profundos que se salen del molde, una fantasía que no tira de batallas ni intrigas palaciegas y opta por un camino del héroe inverso y muy original... Pero. Y es que ese "pero" es demasiado grande. Vayamos al grano y empecemos con las cosas positivas.

En Crossroads of Canopy, lo primero que salta a la vista es la cubierta de Marc Simonetti, a quien conoceréis por ser el ilustrador de las trilogías de Nacidos de la Bruma en Nova. Ya sé, ya sé, no juzgues un libro por la cubierta, pero uno tiene sus debilidades. Y después viene lo bueno. Canopy es una ciudad/sociedad que vive en las copas de los árboles de un bosque gigantesco. Este bosque se divide en varios niveles: Canopy, Understorey, y Floor. Según más bajo se viva, se supone que la casta es inferior. La sociedad en cada nivel se estructura de una forma concreta y tiene sus mitos, leyendas, y demás aspectos culturales muy marcados. Por otro lado, en Canopy hay dioses vivientes que hacen "magia" (no lanzan rayos ni bolas de fuego, pero tienen ciertos poderes).


La historia comienza cuando Unar, nuestra protagonista, quiere cambiar las cosas. Ella quiere ser la guardiana de la siguiente diosa, pero dependiendo del género de esta, ella podrá, o no. En cualquier caso, en su periplo de camino del héroe invertido, va cayendo de Canopy, piso a piso, por lo que tendrá que reinventarse para tratar de volver arriba. La novela tiene una carga potentísima de crítica social y sobre todo de crítica de género. Pero aprovecha para reflexionar sobre los roles que se nos dan en la vida y a los cuales debemos ceñirnos lo queramos o no. La novela está repleta de personajes que no quieren aceptar esta norma y tratan de romperla.

Y ahora, lo que no me ha gustado tanto. Podréis pensar que es un novelón por lo dicho anteriormente. Y como decía al principio, lo podría haber sido. Pero para mí tiene varios contras importantes. El estilo narrativo, que comienza siendo sorprendente y original, termina siendo farragoso y cansino en muchas ocasiones. La novela es larga para lo que cuenta, quiero decir, da vueltas, y vueltas, y vueltas, sobre el mismo tema, sobre minucias y sobre elementos que no tienen peso en la trama. Creo que hay un tramo de unas cien páginas en las que literalmente no sabía qué ocurría, y que cuando terminó, descubrí que podía seguir el hilo perfectamente sin necesidad de esas páginas. Y luego hay algunos personajes que parecen ser fuertes y decididos, pero que en muchas ocasiones demuestran actitudes estúpidas y muy incoherentes con su personalidad. He terminado muy irritado con según que diálogos o acciones tomadas por ciertos personajes. En cualquier caso, no creo que sea una novela suspenso, Odo en su blog tiene una crítica más positiva que la mía que os recomiendo leer. Yo, personalmente, no leeré el resto de la trilogía, aunque sí otras novelas de la autora.

viernes, 3 de marzo de 2017

Resumen de lecturas [Febrero, 2017]


Ya lo dije en el anterior resumen de lecturas, habría cambios en el blog. De hecho desde entonces no he publicado nada por aquí, y me da mucha pena. No es que esté desaparecido, en este tiempo hemos sacado varios programas en Neo Nostromo, como la entrevista a Ricard y Salvador, por Herba Negra, y el programa dedicado a El cielo roto y Pétalos de acero. Por otro lado, me he mudado, aunque no a tiempo completo, a Fantifica, donde espero que mis textos tengan mayor repercusión y acabado más profesional y menos "de blog" (ya me entendéis). Allí podéis leer mi reseña de El cielo roto y todas mis reseñas de The Expanse, que no son pocas. Este mes también emitimos el The Spoiler Club sobre El despertar del leviatán, de James S.A. Corey, con Jordi Balcells. Vamos, que no es que haya estado desaparecido precisamente. A todo esto sumadle la incansable actividad que tenemos en El peso del aire. Y ahora vamos a ver qué he leído este mes, cuya lista empiezo a hacer en este mismo momento. ¿Habré leído 9.999.999 libros de nuevo?



Our Talons Can Crush Galaxies, de Brooke Bolander  
Cuando vi este relatonominado a los Nebula, me lancé a leerlo en Uncanny (aquí lo tenéis gratis). Es cortísimo, unas 1000 palabras (un folio) y se lee en 10 minutos. Un relato que aúna lirismo y brutalidad. Amargo, duro, árido, un puñetazo en el estómago. ¿No estáis cansados de esos titulares pasivos en noticias de asesinatos o violaciones a mujeres? El uso de la pasiva en "mujer muere" en vez de "mujer asesinada" o "tal asesinó a cual". Boolander escribe un texto que destila cabreo. Puro cabreo ante esta injusticia deplorable. No os cuento más. Ah, y saldrá publicado en la revista Supersonic. ¡Yay!

Crónica japonesa, de Nicolas Bouvier [RESEÑA
Interesante y curioso cuaderno de viajes de Bouvier en sus dos visitas a Japón. La edición está cuidada, aunque tiene alguna que otra faltilla ortográfica (siempre pasa), es cómoda de leer y el papel es de calidad. En El peso del aire tenéis una reseña completa, pero si os gustan las crónicas de viajes y Japón, vale la pena.

Crossroads of Canopy, de Thoraiya Dyer [RESEÑA

Una novela de fantasía publicada por Tor que pintaba mejor de lo que ha resultado ser. En un mundo llamado Canopy en el que todo es un bosque, cuanto más alto en los árboles, más alto en el escalafón de la sociedad se está. Arriba viven los dioses, y abajo los parias. El problema es que la novela para mí no ha acabado de arrancar, muchos personajes me han parecido tremendamente insoportables, y la trama se ha desinflado a marchas forzadas según avanzaba. El final, por cierto, muy anticlimático. Os recomendaría el audiolibro, porque es excelente, y la verdad es que Dyer escribe que da gusto. La leeré en otro texto, pero no os puedo recomendar Crossroads of Canopy.

Mi individualismo y otros ensayos, de Natsume Soseki [RESEÑA
¿Estoy enamorado de las ediciones de Satori? Sí, afirmo. Cada uno de sus libros me deja sin aliento. Ya no solo lo que  publican, sino cómo. Esta edición con 4 ensayos de Sôseki es para comprar 2 ejemplares: uno para leer y otro para la estantería. Y que cuente como parte de mi patrimonio y legado. Echadle un ojo a la reseña, que lo mola todo.

Fûrinkazan. La epopeya del clan Takeda, de Yasushi Inoue [RESEÑA
Ya había alucinado con los relatos de Inoue en "Luna llena y otros cuentos" pero es que con Furinkazan me ha dejado rotísimo. No perdáis un instante e id a leer a Inoue. Menuda maravilla de autor y qué lástima que sea poco conocido. Pasaos por la reseña para saber más del libro.

Y eso es todo. He leído algunos cómics, como el recopilatorio de 75 años de Wonder Woman, o los cuatro primeros volúmenes de Wonder Woman de New52 (muy recomendables), así como Catbird, de Margaret Atwood, que dejé abandonado por peñazo. 

jueves, 9 de febrero de 2017

Resumen de lecturas [Enero 2017]


Se avecinan cambios para el blog, pero de esto ya hablaré en un post más adelante, cuando organice bien las ideas. El caso es que las reseñas van a ser escasas, pero no quiero dejar el blog sin publicaciones, y creo que un resumen de lecturas semanal es una buena forma para resumir en dos o tres lineas mi opinión sobre lo que he leído (y quizá visto) durante dicho mes. Esta sección la dejé abandonada en julio de 2016, la retomé con un vídeo en el canal de Youtube, pero ahí ha quedado la cosa. Y lo cierto es que me gusta resumir las lecturas y verlo todo en retrospectiva. Todo sea por no quedar en el silencio y porque esas reseñas que se me quedan a medias sigan teniendo voz. Vamos allá.

La tierra permanece, de George R. Stewart 
Gigamesh se puso las pilas a finales de 2016 y desde la Eurocon publicaron una serie de novedades bastante interesantes. A mí por lo menos me bombardearon la pila con artillería pesada. Aproveché el final de las navidades para leerme las dos novelas apocalípticas que habían publicado. En este caso un clásico retraducido y con una edición impecable. Una gratísima sorpresa la novela de Stewart. Un tono pausado, lírico y sobrecogedor para narrar, literalmente, el fin de la civilización.

Apocalipsis suave, de Will McIntosh [Reseña
Quizá buscaba algo más parecido a la anterior, o quizá todo lo contrario, el caso es que esta novela me pareció algo inferior a la de Stewart, que, por haberlas leído seguidas, no pude evitar comparar. Aún así me pareció descorazonadora, brutal, dura y directa. Una crónica que parece alertarnos con un mensaje claro: vamos cuesta abajo y sin frenos. Y ya no hay tiempo de parar. 

Ella en la otra orilla, de Mitsuyo Kakuta  [Reseña
Ya lo dije en la reseña: nunca me hubiera imaginado que me leería una novela sobre una ama de casa y sus andanzas por hacer nuevas amistades. Está fuerísima de mi zona de confort, pero la novela alza un grito de guerra contra los estándares de la sociedad japonesa tan potente que me enganchó sobremanera. Además, rebosa deuna ternura tremenda. Las pocas veces que salgo de mi zona de confort (género fantástico), es para leer a autores japoneses. Y vale la pena.

Herba negra, de Macip Garzón [Reseña
De esta novela he hablado en el blog y en el Neo Nostromo. Novela (también) apocalíptica que me sorprendió muchísimo. Escrita a cuatro manos por Ricard Ruiz y Salvador Macip. Espero que pronto la traigan en castellano (id a escuchar la reseña al podcast, mangurrianes.

Stories of Your Life, de Ted Chiang 
Tenía la antología de Ted Chiang pendiente desde hace años (maldito Librero del Mal), pero saber que iba a ver la peli fue la gota que colmó el vaso: antes quería leer la recopilación de relatos. Y buf. Algunos de ellos son los mejores relatos de CF que he leído en mi vida. Puro sentido de la maravilla. Hay que ser diferente y mágico para ver el mundo con los ojos de Chiang. No lo dudéis ni un segundo.

La sociedad gastronómica y otros cuentos, de VV.AA. 
Si algo no aguanto, es que una editorial trate de tontos a los lectores. No es la primera vez que me encuentro con un texto en Quaterni cuya traducción chirría mucho, y que además está preñado de faltas y con un estilo bastante malo. No quiero hacer sangre, Quaterni es una editorial que siempre me ha gustado. Son pocas las que publican literatura japonesa, y suelen tener buen ojo para escoger obras, pero es que son varias, y consecutivas. Pronto habrá reseña en El peso del aire, pero ya adelante que voy algo enfadado con este texto. Porque además el libro contiene relatos excelentes de autores aclamadísimos. Así no.

Welcome to the Medical Clinic at the Interplanetary Relay Station, de Caroline M. Yoachim 
Relato cortito de CF que podéis leer gratis justo aquí. Nunca dejo de admirar a los autores que combinan la comedia y la ciencia ficción. En este relato, Yoachim lo hace de maravilla. Gran recomendación de Odo y Mangrii.


The Long Way to a Small Angry Planet, de Becky Chambers 
Novela de ciencia ficción space opera que creo que va a dar bastante de qué hablar. Divertidísima, con un tratamiento del género bastante original y que me ha sorprendido muchísimo. La autora ha pasado por completo de clichés y estándares del género y ha escrito lo que le ha dado la gana. Una novela redonda, que funciona y la cual he disfrutado muchísimo.

The Fortress at the End of Time, de Joe M. McDermott 
No puedo decir lo mismo de este peñazo. Larga, cansina, con un taco de paja enorme, personajes incoherentes. Me sorprende que Tor.com haya publicado esto en su línea. Ni siquiera ofrece un punto de vista interesante sobre la ciencia ficción bélica. Una grandísima decepción. Terminé leyendo el libro en diagonal por no dejarlo abandonado, pero poco le faltó. Una pérdida de tiempo.

You'll Surelly Drown Here If You Stay, de Alyssa Wong 
Bestial relato western de la magnífica Alyssa Wong. Se me acaban sus textos y es que es de las relatistas breves que más me gustan actualmente. Muy recomendable.

El cielo roto, de Gabriella Campbell y José Antonio Cotrina
Novelita corta que forma una pentalogía junto a su segunda parte. Como estaba gratis me la bajé y me la leí en una noche. Brutal. De verdad, es BRUTAL. Tanto que compré el segundo mucho antes de terminar el primero. Recomendadísimo si os gusta lo macabro, lo apocalíptico, los demonios, lo abismal y un texto escrito con muchísima habilidad. Brutal.

Killing Gravity, de Corey J. White 
Y otra brutalidad de texto, en este caso una historia en la cual Mars, es una astronauta perdida que huye de una corporación que la convirtió en una máquina de matar. Puede hacer una especie de magia con la cual APLASTA NAVES ESPACIALES ENTERAS. Me lo he pasado genial y tiene algunos fragmentos memorables. Y tan solo 100pgs. 

Escatología de andar por casa, de Bandinnelli 
Y terminamos con una enorme sorpresa. A Bandinnelli ya le había leído antes, pero con esta antología me ha robado el corazón. Relatos personales, muy, muy originales, y que algunos de ellos pueden tanto sacarte una carcajada, como volarte la cabeza. Bravo, Bandinnelli, esta obra es de referencia en la ciencia ficción humorísitca española. Bravo.

Volveré a por más el siguiente mes, lo prometo.

martes, 31 de enero de 2017

Herba negra, de Macip Garzón


Herba Negra, escrita a cuatro manos por Macip Garzón (Salvador Macip y Ricard Ruiz Garzón) ha sido publicada en Fanbooks y ha ganado el premio RAMON MUNTANER 2016 de literatura juvenil.

Sin adentrarme mucho en qué es o qué no es literatura juvenil, a nivel personal no considero Herba Negra como una novela enfocada a lectores adolescentes, ni que su trama sea precisamente juvenil. Es una novela apocalíptica, donde el fin se cierne sobre los personajes a medida que avanza la novela. No es un “La carretera” de McCarthy, no todo está perdido de antemano, pero ahí es donde creo que radica lo interesante de este libro. Eva y Eli, los protagonistas, lo tienen todo, un piso, un gato, una vida universitaria feliz y tranquila, y de pronto conocen a Salva, y de ahí es todo cuesta abajo. Sus vidas descienden en una montaña rusa sin frenos mientras tratan de desentrañar los misterios de la fada (hada) una planta que parece empeñada en dominar el país. Las intenciones comerciales parecen ser claras por sus creadores: conseguir el monopolio de energía y alimentario de planeta. Pero nada es lo que parece.


Herba Negra, que parece estar en búsqueda de editorial en castellano, presenta a unos personajes profundos, reales, que están en esa franja de edad idílica: la universidad, justo cuando uno se emancipa, cuando empieza a ser independiente. Estos personajes son sumergidos de lleno en una situación que desde el principio les supera, se ven sobrepasados por los acontecimientos y reaccionan como personas de carne y hueso: con histeria, con ansiedad, con decisiones poco coherentes y con mucha duda. La novela tiene unos personajes verdaderamente sólidos, pero quizá tiene un arranque un pelín lento y anticlimático. Hacia la mitad del libro, la trama se pone interesantísima, y empiezan a  suceder acontecimientos que te dejan alucinado, pero hasta esto empieza a ocurrir, hay un proceso de aclimatación que en mi opinión adolece al total de la novela. Además, este inicio sí tiene un tono más juvenil, y puede que sea precisamente por esto por lo que ha sido catálogada en esta franja. Por otro lado, cabe mencionar que el estilo narrativo es muy bueno, sencillo, sin florituras, pero cuidadísimo y muy pulido. Es casi imposible discernir quién de los dos ha escrito qué, ya que parecen uno mismo. En definitiva, una novela entretenida, con un ritmo algo irregular, con un estilo limpio, correcto e interesante, y con unos personajes con los que es muy fácil empatizar.


Hoy se publica el Neo Nostromo #10, podcast para el cual escribí originalmente esta reseña. Os recomiendo echarle un ojo si no lo conocíais.


lunes, 30 de enero de 2017

Proyecto Celsius232 Vol. 2017


El Celsius232 de este año ya se acerca, y yo, más previsor que nunca, ya tengo las fechas marcadas en el calendario con bastante antelación. Como de costumbre me gustaría preparar un proyecto de lecturas programadas para el festival. En esta edición de 2017 se han anunciado algunos autores muy potentes, y a falta del aluvión de nombres que sucederá un mes antes de la fecha, entre Daniel, de Boy With Letters, e Isa, de A través de otro espejo, hemos organizado una lista de lecturas. Esta lista es doble, ya que hemos decidido leer y reseñar un libro en común por cada autor el cual está marcado en negrita, pero luego yo me he montado mi propia lista personal que se añade a la común. Además, mi propósito para este año es tratar de reseñar aquellos libros que ya tengo leídos pero no he comentado por el blog. Sin más preámbulos, aquí vamos.

Proyecto común 55%
Total: 11
Leídos: 6
Pendientes:5

Proyecto personal 79%
Total: 33
Leídos: 26
Pendientes: 7


Joe Abercrombie

Ann Leckie

Bandinnelli

Laura Fernández

Marc Pastor

César Mallorquí


Ricard Ruiz Garzón

Ismael Martínez Biurrun