martes, 9 de septiembre de 2014

La mala dona de Marc Pastor [Reseña]


Marc Pastor publicó La mala dona en 2008 y con esta novela ganó el I Premi Crims de la Tinta de novela negra. Desde entonces, esta novela en catalán va por la 7ª edición. En castellano van por la 2ª edición. Además la novela ha sido traducida al inglés y titulada como Barcelona Shadows. En los tiempos que corren esto ya debería decirnos algo. Lo curioso es que conozco esta novela y al autor desde hace bastante tiempo pero por una suma de casualidades no había tenido la oportunidad de leerlo. Dado que Marc Pastor es uno de los autores invitados a la MIRcon 2014 aproveché el momento.

La mala dona es una novela inspirada en unos hechos que tuvieron lugar en la Barcelona de principios del siglo XX. Enriqueta Martí i Ripollés es la mala dona de la novela. La conocida entre otros sobrenombres como “la vampira de Barcelona” vivió en la calle Ponent y sembró el pánico en el barrio desde 1909 hasta 1913, año de su muerte mientras cumplía condena en prisión fruto de una brutal paliza de sus compañeras de celda en uno de los patios de la prisión.


Me gustaría detenerme algo más y hacer un breve resumen del caso real que tuvo lugar en Barcelona, sin entrar en detalles, pues la novela se nutre de ellos. Pero creo que es curioso e importante descubrir nexos entre la novela y el caso real.

No me extraña que Marc escribiera sobre este caso y esta mujer. A la vez que terrible es fascinante y ya sabemos que cuando uno es curioso…

La vampiresa de Barcelona

Enriqueta Martí ejerció numerosos oficios durante su vida, ninguno de ellos trigo limpio. Fue curandera, extorsionadora, prostituta, proxeneta, secuestradora y asesina en serie. Quizá esta lista se podría ampliar pero con estos detalles nos hacemos un perfil bastante amplio del tipo de persona de la que vamos a hablar. Esta mujer, aunque no tenía una necesidad de dinero imperiosa para sobrevivir, durante las mañanas se vestía de vagabunda y mendigaba por las calles acompañada de un niño lloroso, normalmente secuestrado. Por la noche Enriqueta se disfrazaba de burguesa y acudía a lugares que ciudadanos adinerados frecuentaban así como el Teatre del Liceu. Estos lugares eran especialmente propicios para desarrollar una de las habilidades de Enriqueta: el proxenetismo infantil.

En el folclore catalán siempre ha estado muy presente la figura de la bruja. Una bruja que depende del enfoque puede ser bien o mal vista. En este caso Barcelona se vio agitada por la figura del vampiro, algo que se llevaba las vidas de los más puros, los niños. Enriqueta después de prostituir a los pequeños acostumbraba a asesinarlos, pero la cosa no se quedaba ahí. Con los restos de los niños ella tomaba la máscara de curandera preparando ungüentos para la sífilis o la tuberculosis o cualquier dolencia que pudiera surgir en la época. Órganos, sangre, huesos, pelo, uñas… Todo era útil para la vampira de Barcelona y sus sopas, cremas, cataplasmas, purés o pomadas.

Un gran problema con el que se vio la investigación fue que apenas quedaban restos de los cadáveres y por lo tanto hizo muy difícil poder cuantificar las víctimas de Enriqueta Martí. Si no me equivoco se contabilizaron restos de hasta 12 niños diferentes. Se estima que fueron muchos más. Como hemos dicho, Enriqueta no dejaba restos pues lo utilizaba absolutamente todo para su profesión de curandera.

Este caso me recuerda al mítico y “archiconocido” Jack el Destripador. ¿Quién me iba a decir que en las calles que tanto he paseado, a las que alguna vez he fotografiado,  se escondió un monstruo tan terrible como Enriqueta Martí?

Moisès Corvo

La novela de Marc Pastor se centra en el momento en que en la ciudad de Barcelona,  un número relevante de niños ha ido desapareciendo de las calles. Un rumor se extiende como la pólvora y la gente susurra que un monstruo, un vampiro, ronda las calles. Moisès Corvo, inspector con gusto por los prostíbulos y el alcohol y su compañero Juan Malsano se interesan por estos rumores cuando descubren un asesinato muy cerca del Liceu. De hecho Moisès se hace eco de los rumores debido a su vicio en los prostíbulos. Los hijos de las prostitutas son uno de los blancos más fáciles. En la novela el misterio va creciendo página a página aunque nosotros sepamos (por lo menos en mi caso) que todo esto ocurrió realmente y quién perpetúa los secuestros. De hecho Marc sabe hacer el doble juego, mantener la intriga de la identidad de Enriqueta por si alguien empieza a leer sin saber nada de ella; y a la vez atrapa al lector que conoce todo el caso, contando la historia desde otro punto de vista.

Moisès Corvo es un gran personaje y un mejor protagonista. Un anti-héroe que no siente apego por su mujer pero que se pasa el día entre prostitutas, alcohol y casos policiales. Un hombre con un sentido del humor satírico, sarcástico e irritante. Además su estatura lo asemeja a una torre. Un hombre que a pesar de aparentar valentía tiene miedos y dudas. Sus diálogos están a perfecta consonancia con la personalidad descrita del mismo. Además se advierte un oscuro e interesante pasado que se nombra en ciertas ocasiones. De hecho la novela Bioko trata sobre Moisès Corvo destinado en la isla homónima de África, cuando era más joven.

Pero Marc Pastor va mucho más allá de convencionalismos. Personaliza y reconstruye magistralmente a Enriqueta Martí. Quizá su profesión (trabaja en la sección científica de los Mosso d’Esquadra) haya influenciado, pero lo que yo he visto aquí es puro talento. Pocas veces he leído a un personaje que de tan real parezca salir de las páginas. Recuerdo estremecerme con algunas escenas de Enriqueta Martí (una olla hirviendo… un ojo…) que me hacían encogerme. Además, la sensación sofocante y opresora de los callejones y pisos de Barcelona crea una atmósfera perfecta. Como cuando ponemos velas y apagamos la luz para ver una película de terror.

Conclusión

Recuerdo leer la primera mitad del libro en un viaje de avión y notar los cabellos de los brazos erizarse cada vez que el piloto decía algo por los altavoces, o cuando la pista de música de mis auriculares se quedaba en silencio. Mal rollo, así definiría esta novela.

Pero todavía queda el plato fuerte. Por si fuera poco tener a un protagonista como Moisès Corvo y Enriqueta Martí, una atmósfera oscura y urbanita como Barcelona y unos diálogos que funcionan a la perfección. La narración es impecable, y no podría ser de otra manera cuando es la Muerte quien nos cuenta la historia de Enriqueta Martí. La Muerte no se define bajo ningún género y es omnipresente. Nos cuenta la historia desde diferentes perspectivas, las que a ella o él le parecen más atractivas y curiosas. Es la Parca quien nos cuenta de su soledad y de cómo disfruta del entretenimiento de personas como Corvo o Enriqueta. La Muerte, al fin y al cabo, nos acecha a todos tras cada esquina. Y en esta novela está presente en cada una de las páginas del libro.

5 comentarios:

  1. He llegit Bioko i L'any de la plaga i per a mi La mala dona és la seva millor novel-la. Com retrata la ciutat i els personatges em va semblar genial. I estic d'acord amb tu en quant a la narradora.

    ResponderEliminar
  2. Conocí a Marc Pastor en una antología que leí hace poco sobre distopías. No lo conocía y no me sonaba de nada, pero la verdad es que su relato me gustó (igual que otros de esa antología) y me entraron ganas de leer algo suyo. La pega: La mayoría de sus libros son novela negra y a mi no me llama nada.
    Pero en este caso tengo que decir que me ha llamado bastante la atención. Primero, que pase en Barcelona le da un añadido especial, porque puedo recrear mentalmente los escenarios por los que tantas veces he paseado. Además, no conocía la historia de Enriqueta y joder, ya me ha puesto los pelos de punta sin leer la novela, no me imagino leyéndola.
    Creo que le daré una oportunidad a este autor. Me gustó en Mañana todavía y aunque la novela negra no sea lo mio, he leído alguna que me ha gustado. ¿Por qué no esta?

    Gracias por la reseña.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  3. No sé si aún las hacen, porqué yo fui hace un año más o menos... Me refiero a unas rutas temáticas que hacen por la ciudad de Barcelona, que las podías reservar en atrapalo.com, eran muy divertidas y a menas, y te explicaban un montón de anécdotas sobre la ciudad. Había una ruta en la que recorrías el barrio del raval, otra que se llamaba algo así como "Barcelona misteriosa"... cada una trataba sobre un tema concreto.En una de ellas nos hablaron de Enriqueta Martí, puesto que pasamos por delante de su casa y nos explicaron la historia que comentas. Sinceramente nunca había escuchado hablar de Marc Pastor, pero ahora tengo mucha curiosidad... Intentaré buscarlo en las librerías, porque entinedo que es una novela publicada recientemente ¿no? Lo pregunto porque suelo coger los libros de la biblioteca (una que es pobre jeje).
    Por cierto: aquí tienes mi blog donde reseño (igual que hiciste en su momento) After Dark, aunque yo sí mitifico a Murakami :b http://criticaresunartesinigual.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón: quiese decir "amena", no "a mena".

      Eliminar
    2. Hola Natalia, La mala dona no es una novela recién publicada, como digo al principio de la reseña, es de 2008, por lo que probablemente la encontrarás en las bibliotecas.

      La verdad es que el caso de Enriqueta Martí es muy interesante, no conocí esa guía por Barcelona, pero no me extraña, todo un atractivo.

      Gracias por pasarte por el blog.

      Eliminar