martes, 16 de septiembre de 2014

The Year's Best Dark Fantasy & Horror, 2014 Edition de VV.AA. [Reseña]


Una de las razones por las que empecé a leer esta antología fue la de entender mejor, en contexto, el significado de Dark Fantasy. ¿Qué diferencia la fantasía oscura del terror? ¿Son el grimdark y la fantasía oscura, primos hermanos? En esta antología Paula Guran nos presenta treinta y dos relatos que en mayor o menor medida se podrían clasificar como fantasía oscura. Estos relatos en su mayoría (si no todos) han sido publicados previamente en revistas u otras antologías, y posteriormente recogidos en este volumen. Por lo que tenemos una antología bastante larga que intenta aglutinar lo mejor de 2014 en cuanto a relatos de fantasía oscura.


En la sinopsis de la antología ya nos dan una pequeña pista de la intención de la antología, cito: “[…]the dark is full of the unknown: grim futures, distorted pasts, invasions of the uncanny, paranormal fancies, weird dreams, unnerving nightmares, baffling enigmas, revelatory excursions, desperate adventures, spectral journeys, mundane terrors, and supernatural visions”  ¿Es entonces la fantasía oscura una mezcla de weird, fantasía y terror? Todavía no lo tengo claro pero pinta interesante.


La editora, Paula Gulan (conocida por editar antologías como New Cthulhu: The Recent Weird o las ediciones desde 2010 de The Year's Best Dark Fantasy & Horror hasta la actual de 2014, una de vampiros Vampires: The Recent Undead y una de zombies: Zombies: The Recent Dead y quizá la que me parece más interesante y que adquiriré pronto, una de detectives weird: Weird Detectives: Recent Investigations con relatos de Elizabeth Bear o Caitlín R. Kiernan) escribe una interesante introducción donde dice que el concepto de fantasía oscura no está para nada definido y fluctúa. Según la editora, ante todo, es una etiqueta de márketing (algo en lo que estoy de acuerdo), además, dice: “Una historia de fantasía oscura debe ser un poco perturbadora o quizá de alguna forma extraña. Puede ser reveladora o incomprensible.”

En cuanto a los relatos, la media es muy alta y aunque había algunos que ya había leído anteriormente, ha sido curioso encontrarlos en la vorágine de la antología. Además he encontrado relatos de autores que no conocía tales como Wheatfield with Crows, de Steve Rasnic Tem. Este es un cuento claramente de terror de ambiente rural, donde la ambientación le gana por puntos a la trama.

Los relatos que más me han gustado son los de Laird Barron, Caitlín R. Kiernan, Ken Liu, Joe R. Lansdale, Karin Tidbeck, Yoon Ha Lee, Brandon Sanderson, Elizabeth Bear y Priya Sharma. Todos ellos son relatos bastante diferentes entre ellos en cuanto a temática y esto me lleva de nuevo sobre la cuestión inicial. Hay relatos como el de Brandon Sanderson (que aparece en Dangerous Women) que es claramente fantasía y de oscuro no tiene prácticamente nada.  El de Laird Barron va sobre un asesino en Alaska y tiene un leve elemento fantástico (Michael Jackson) y se cimienta sobre un estilo claustrofóbico y opresivo. El relato de Karin Tidbeck sigue en la línea de Jagannath, raro, raro. En general, una gran diferencia entre todos ellos.

En general, son relatos que no tienen un nexo de conexión claro entre ellos lo que me lleva a pensar que el término “Dark Fantasy” aglutina aquellos relatos que se pueden considerar oscuros, weird, de terror, violentos, pesadillescos y en general que puedan crear incomodidad en el lector. ¿Pero, no existía una vertiente fantástica llamada dark fantasy? ¿No es George R. R. Martín uno de sus exponentes, junto a Joe Abercrombie y otros tantos autores (Anthony Ryan y su Blood Song, Mark Lawrence y su Prince of Thorns. Actualmente estoy leyendo la antología Fearsome Magics que sinceramente creo que tiene muchos más relatos claramente Dark Fantasy (quizá en un sentido más clásico del término).

En conclusión, excepto algunos pocos relatos (el de Kit Reed es… indescriptible) la antología presenta unos relatos muy buenos de autores emergentes que están pisando fuerte en el escenario de la fantasía. Es la primera vez que leo uno de estos recopilatorios y creo que son estupendos para gente que quiere ponerse al día con la literatura fantástica (en este caso Dark Fantasy) que se está escribiendo actualmente. Si quieres conocer nuevos autores y nuevos estilos, esta antología es perfecta para escoger.

4 comentarios:

  1. A Tanith Lee la llamaban "Reina de la dark fantasy" en los 80, por lo que creo que el término iba más por los derroteros de aglutinar historias con elementos de terror y de la literatura gótica, en las que se habla mucho de mitología y folklore, cargadas de simbolismo, sensuales más que sexuales pero con mucha carga erótica... Vaya, un poco lo que escribe Kiernan, pero también quizás Angela Carter, algunos cuentos antiguos de Gaiman o ¿Pilar Pedraza? (interrogantes porque tengo su obra pendiente). Para la fantasía realista y dura uso el término "grimdark", aunque el tono adulto me parece simplemente la evolución natural de la fantasía épica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la aclaración Rocío, seguiré investigando sobre la dark fantasy, que ultimamente estoy leyendo bastante sobre este género :D

      Eliminar
  2. Pinta genial la recopilación. Además no conozco a una gran parte de los autores así que como comentas es una gran oportunidad de ponerse con ellos.

    Y sobre la división de géneros y subgéneros es un tema tan complejo y subjetivo en el fondo. Porque sobre todo en cosas como algo llamado "dark fantasy" tu percepción va a depender totalmente de tu vagaje personal y de tus lecturas habituales. Si ves a un chico con una camiseta rosa por la calle y una pulsera de pinchos y eres muy conservador te puede parecer todo un macarra pero para mí personalmente no lo sería. Y en la literatura es lo mismo.

    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que la colección es una pasada y muy recomendable.

      No estoy seguro de si la comparación que haces es extrapolable, no creo que el tema de subgéneros sea tan subjetivo como una estrategia comercial (algo que no me parece mal).

      Eliminar