viernes, 31 de octubre de 2014

La Piedad del Primero de Pablo Bueno [Reseña]


La casualidad quiso que este libro y yo nos encontraramos. Eso en caso de que la casualidad tenga dos nombres, Miquel (Codony) y Rodolfo (Martínez). Al primero por convencerme de leerlo a la vez y al segundo por cederme el ejemplar digital.

La Piedad del Primero es una novela de fantasía épica. En un monasterio se entrena a un grupo de niños muy jóvenes. El entrenamiento es tan duro que muchos de ellos caen y mueren durante el mismo. Al final quedan muy pocos. Al finalizar este entrenamiento se les revelará su misión y para qué han sido educados durante tantos años (desde los tres o cuatro años hasta los 20 aproximadamente). En esta novela existe la magia, llamada Voluntad. Hay brujas y magos. Pero no veremos chorros de fuego ni estallidos de colores. La Voluntad es un poder mental mucho más sutil. La novela tiene ambientación medieval, incluso me atrevería a decir ambientada en la Península Ibérica (ese mapa centralizado, los inquisidores, las brujas, los castillos y monasterios y sobre todo el lenguaje utiliado).

La piedad del Primero es la novela debut de Pablo Bueno, publicada en Sportula en edición digital y física. Es la primera de una trilogía (algo que no descubrí hasta terminar la novela) y debo decir que me ha sorprendido mucho positivamente.

Antes de nada esto debe quedar claro, pese a la repetición: la novela es la primera en una trilogía. Yo era algo que no supe y al terminar el libro me quedé con una cara de tonto impresionante. El libro no cierra ninguna trama más que una subtrama que se origina pasado el 50% del libro. Fue el propio autor quien me confirmó lo de la trilogía.

La novela es larga, 500 páginas, pero la he leído en tres días. La prosa de Pablo es tremendamente ágil, aunque con un toque barroco, utilizando palabras o expresiones poco actuales. Aún así la novela se lee tremendamente rápido y de forma muy fluida.

La obra está dividida en tres partes, la primera nos cuenta el entrenamiento de los chicos en el monasterio, donde lentamente iremos viendo que Marc se convierte en el protagonista de la historia. Esta parte es quizá la más lenta de toda la narración y es que son 170pgs donde apenas ocurre nada y que, como opinión personal, creo que se podrían haber recortado muchas más. Aún así el autor aprovecha bien estas páginas para desarrollar el trasfondo de los personajes y los cambios psicológicos y físicos que van sufriendo.

En esta primera parte hay escenas muy potentes y es que Pablo tiene especial pericia para narrar batallas, o describir la música. Esto es algo que veremos mejorar todavía más en las siguientes partes. La segunda trata de las aventuras de Marc alrededor del Imperio (no puedo dar más información ya que sería spoiler) pero en general esta segunda parte explica la visión inocente de Marc ante el mundo y como se enfrenta a la corrupción y a las intrigas palaciegas.


La tercera parte es quizá la que a mí menos y más me ha gustado. Tiene las peores y las mejores escenas de toda la novela. En concreto hay dos tremendamente aburridas donde no ocurre absolutamente nada durante bastantes páginas. Como contrapunto hay ciertas batallas en esta parte que me dejaron con la boca abierta. Impresionantes.

El final de la novela no cierra. De hecho me enfadé mucho al terminarlo ya que creía que era novela autoconclusiva y me sentía desamparado. Es como si el autor hubiera dejado de escribir allí. No se cierra ninguna trama (más que una subtrama que se inicia entre la segunda y la tercera parte). Esto puede ser algo negativo para muchos y positivo para los que disfrutan leyendo sagas. Pero es importante empezar el libro conociendo este dato, ya que el final puede ser frustrante.

Lo más interesante para mí ha sido el worldbuilding. Ese mundo con un tipo de magia extraña, que pocos conocen y muchos temen. Las uruthianos, de los cuales me gustaría conocer más. La mitología, las creencias y los paisajes. Como dije al principio, todo con una atmósfera muy Ibérica.

Otro aspecto negativo en mi experiencia como lector ha sido el protagonista. Pablo le ha querido dotar de tanta humanidad y tanto realismo que el personaje es incoherente gran parte de la novela. Otros personajes como Phillipe o Gaulton evolucionan de forma mucho más creíble. Además los personajes femeninos de la novela no me han gustado. Aparecen dos con un papel importante, Aurore y Alba y no, así no es como actúa una mujer, por mucho poder y destrucción que puedan causar… No tiene sentido.

En conclusión, la novela podría presentarse en formato de folletín o por entregas. Por lo menos las dos primeras partes, ya que parece estar escrita con pequeñas historias autoconclusivas con un hilo argumental central. Como si estuviéramos jugando a un juego de rol y fuéramos cumpliendo las misiones encomendadas.

Aún así he disfrutado mucho de esta lectura, de hecho la he antepuesto a muchas otras que tenía empezadas y no he interrumpido el ritmo en ningún momento, algo que últimamente me pasa demasiado. Por ello recomiendo esta novela a todos los lectores de fantasía épica y sagas, a todos los que juegan a videojuegos de rol o a rol de mesa y sobre todo a los curiosos que quieren probar autores patrios con voz propia. Últimamente estamos viendo proliferación de textos muy buenos que provienen de autores totalmente desconocidos. Yo espero con ansia la segunda parte.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada