sábado, 29 de noviembre de 2014

Dangerous Games de VV.AA. [Reseña]


Al enterarme de esta antología creía que iba a leer relatos de fantasía urbana. No fue así. ¿Sabéis ese momento en que os dicen que algo es fantasía pero que no sabéis como definirlo? “Es algo extraño, diferente”. ¿Weird? No estoy seguro. El término está de moda pero Dangerous Games no es una antología weird, si tenemos en cuenta que el concepto de weird lo definen otro tipo de historias. En Dangerous Games me he encontrado con historias que viven en la línea entre lo fantástico y lo simplemente extraño o inusual, historias sorprendentes y muy, muy interesantes.

Estos son los relatos que componen la antología:
1.   Big Man, Chuck Wendig   
2.   The Yellow Door, Silvia Moreno-Garcia  
3.   Die, Lavie Tidhar
4.   Chrysalises, Benjanun Sriduangkaew
5.   South Mountain, Paul Kearney
6.   The Game Changer, Libby McGugan
7.   Distinguishing Characteristics, Yoon Ha Lee
8.   Captain Zzapp!!! – Space Hero from 3000 AD, Gary Northfield
9.   Death Pool, Melanie Tem
10. The Bone Man’s Bride, Hillary Monahan
11. Honourable Mention, Tade Thompson
12. Loser, Rebecca Levene
13. Two Sit Down, One Stands Up, Ivo Stourton
14. Ready or Not, Gary McMahon
15. The Monogamy of Wild Beasts, Robert Shearman
16. The Stranger Cards, Nik Vincent
17. All Things Fall Apart and Are Built Again, Helen Marshall
18. Lefty Plays Bridge, Pat Cadigan



Me lance a por esta antología por algunos autores que había leído anteriormente y que me han sorprendido para bien: Lavie Thidar, Chuck Wendig, Yoon Ha Lee, Paul Kearney o Robert Shearman. Otros por los que sentía mucha curiosidad como Benjanun Sriduangkaew, Pat Cardigan o Nik Vincent. Y la verdad es que el conjunto es muy positivo y con una media alta. Algunos relatos como Die de Thidar no se andan por las ramas y desde el principio te muestran qué va a suceder, por lo que el concepto del “juego” queda algo relevado, otros como Lefty Plays Bridge de Cadigan, empiezan como un juego inocente y van cogiendo un tono oscuro a medida que avanza la historia, sorprendiéndonos con giros de guion.

Personalmente he alucinado con algunos de los relatos, empezando por el de Chuck Wendig, que a pesar de no ser muy sorprendente, de una idea tan simple como un enfado al volante, crea un relato de tensión que engancha durante cada una de sus páginas, eso sumado al lenguaje salvaje del autor hacen del relato uno de los mejores en cuanto a estilo. Paul Kearney no es un desconocido en su país, Alamut está traduciendo gran parte de su obra y aunque no he leído nada de él en español sí que he podido leer algunos relatos suyos. El caso es que su cuento South Mountain  es una pasada y no solo por lo original (un grupo de “recreadores” (re-enactors) se encuentran a si mismos en una batalla que han ido a “recrear” (re-enact); sino por la gran calidad de la prosa del autor.



Yoon Ha lee es una autora mayormente de ciencia ficción  y podéis leer una reseña de una obra suya aquí. En esta antología nos presenta Distinguishing Characteristics una historia muy curiosa en la que la información de la trama se ofrece grano a grano.  Además autores como Lavie Thidar, Robert Shearman o Benjanun tienen relatos más que destacables que recomiendo leer.Hay algunos relatos que quiero destacar de autores que no conocía, como por ejemplo The Bone Man’s Bride de Hillary Monahan, o Loser de Rebecca Lovene, cuyas historias me han sorprendido quizá por el factor sorpresa y no tener ningún tipo de expectativas.

De todas formas hay algo extraño en la antología y es la forma de colocar los relatos. La primera mitad de la misma tiene los relatos más potentes con los autores conocidos y la segunda mitad tiene relatos menos impactantes por lo que el nivel decrece según nos acercamos al final. Hay  algún que otro relato que he dejado a mitad porque me estaba aburriendo.  Pese a este detalle hay pocas historias que no me hayan gustado en la antología, y es algo muy loable pues son dieciocho relatos, nada menos. El estilo de relato a relato es totalmente diferente, así como las tramas o la prosa, por lo que decir que el 85% de la antología es más que notable creo que dice mucho del libro.

Buscando información sobre la antología di con unas declaraciones del antólogo, Jonathan Oliver, muy interesantes que le dan otra perspectiva a la antología. Resumiendo cuenta como se le ocurrió la idea de la antología debido a su gran afición por los juegos (utiliza la palabra gamer por lo que entiendo que se refiere a videojuegos). Nos cuenta como la antología cuenta una historia sobre rol y otra sobre videjuegos en consolas y la motivación de cada uno para jugar, algunos por placer, otros por desesperación. Quería darle una vuelta de tuerca a la idea de “jugar”, explorar el concepto y por ello decidió reunir autores de diferentes estilos y temáticas para crear una antología colorida.

Personalmente disfruto jugando a videojuegos de forma casual y aunque no he profundizado mucho en los juegos de rol, sé que son una buena forma de estimular la imaginación y de socializar. Quizá por este motivo esta antología me ha gustado tanto.  La antología destila pasión por el concepto del juego, en algunas historias de forma muy oscura, y eso en mi opinión proporciona a la antología grandes puntos a su favor. Si disfrutas leyendo algo diferente, fuera de tu zona de confort (aunque algunos nombres de la antología sean conocidos) te recomiendo acercarte a Dangerous Games, una muy interesante antología con un resultado más que positivo.


3 comentarios:

  1. Tiene buena pinta, me lo apunto, me encantan las antología de relatos que tan famosas se estan haciendo ahora entre los autores, como Rogues. Un saludo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El caso es que ahora en España las antologías a pegar fuerte. En el mercado anglosajón las antologías son algo común desde hace años.

      Eliminar
  2. Pues no me llama nada la atención, ni la sinopsis ni luego cuando has hablado de él..
    este no es para mí! =)

    ResponderEliminar