miércoles, 17 de diciembre de 2014

Dune de Frank Herbert [Reseña]




Hablar de Dune es un esfuerzo, probablemente inútil. Decenas, o cientos de críticos, autores, editores... en general, lectores, han comentado por encima y por debajo esta novela. Han desgranado todos sus detalles y la han deconstruido al completo. ¿Por qué entonces esta reseña? Creo que es justo que hoy en día, cuando parece que Dune ha quedado "allá", bajo toda la vorágine de novedades y publicaciones que nos ahogan cada mes; sacar a la luz un clásico que se ha ganado cada una de las letras de ese concepto me parece una buena idea.

Dune es una saga que rompió los esquemas editoriales sobre la ciencia ficción. Un tomo de más de 600 páginas y encima parte de una saga. Obviando su calidad, Herbert recibió todo tipo de negativas para publicar su obra (que si no me equivoco había publicado por entregas en una revista de ciencia ficción llamada Analog) y que acabó publicando en un solo tomo en una editorial que publicaba manuales de coches. Después de publicar El dragón en el mar, 1957), Herbert empezó a interesarse por una zona repleta de dunas en los EEUU donde unos biólogos trataban de contener la arena de las dunas utilizando ciertas plantas que fijaban la tierra. Esta fue una de las semillas que dio origen a la conocida saga Dune. 


Dune es una de esas novelas que se componen de cientos de pequeñas piezas, detalles, obsesiones e investigaciones fueron dando fruto. Herbert tenía muchas inquietudes y la gran mayoría se ven reflejadas en la novela. Estas inquietudes se representan de forma casi literal, como hemos dicho antes, el tema ecológico (de ahí a que se cite a Dune siempre que se habla de ciencia ficción ecológica) o por ejemplo el respeto (o impresión) que le causaron ciertas mujeres en su vida y que se ve representado con las Bene Gesserit, una especie de mujeres que tienen poderes psíquicos y que utilizan la religión para tener un papel importante en la política o la percepción extrasensorial como poder psíquico. Esto disminuye el concepto de ciencia ficción de la novela. 

Esto me lleva a preguntarme, por qué Herbert utilizó un escenario de ciencia ficción para su novela. Sus inquietudes eran concernientes a su tiempo y se podrían haber representado con una ucronía, o con una novela de fantasía ucrónica. Cuando se habla de Dune se suele hablar de "fantaciencia". Ciencia ficción donde la tecnología se ve superada por detalles como los poderes psíquicos, o las facultades mentales o físicas de algunos personajes. Además de que la trama es una intriga palaciega al mas puro estilo "derrocar emperador malvado" (¿Os suena esta trama? ¿No? ¿George Lucas?) ¿Era para Herbert más sencillo construir su mundo en un mundo futuro? Es cierto que hay un par de novelas que se sitúan 3500 y 5000 años en el futuro, pero esto sucede a posteriori (sabemos que Herbert pasó 20 años escribiendo los 6 libros de Dune). Quizá fuera porque la ciencia ficción empezaba a pegar fuerte, a independizarse de las revistas. Quizá porque la fantasía no estaba muy bien vista, los autores de ciencia ficción que se pasaban a esta solían escribir pastiches de mitología nórdica o arturiana (de mayor o menor calidad). Pero creo que Dune podría haber sido una novela de fantasía excelente. 


Otro concepto rompedor en cuanto a la ciencia ficción de entonces, es que en Dune se prohíbe el uso de tecnología, si bien es cierto que viajan con naves espaciales, no utilizan ningún tipo de ordenadores, por ello existen personas con habilidades, como los Mentat, personas con habilidades mentales muy desarrolladas que hacen el trabajo que podría hacer una calculadora. 

Dune tiene una ambientación apabullante y probablemente infinita (de ahí que el hijo de Herbert tirara del chicle de la saga sacando pastiches que no han tenido muy buena aceptación), imperios milenarios, galaxias enteras por descubrir y un complejo sistema político intergaláctico. Además, podéis encontrar los famosos gusanos de Dune, que hablando claro: son la leche. 

En conclusión, Dune es una lectura alucinante, exigente por la cantidad de temas presentados y las múltiples lecturas de la novela (que no de la trama, aparentemente sencilla), pero que consigue tener nuestro corazón en un puño y emocionarnos con ese planeta desértico llamado Arrakis. El ritmo de la lectura es irregular, hay fragmentos que se leen con soltura, repletos de acción y otros en cambio con reflexiones filosóficas o descripciones sobre el enorme universo formado por Herbert.


Poco más puedo contaros yo que no se haya dicho. Os recomiendo visitar este ENLACE donde se muestra la conferencia de Salvador Bayarri sobre Dune que tuvo lugar durante la MirCon 2014 y este otro ENLACE del mismo Bayarri donde se habla de Frank Herbert. No hay mucho que decir ante la gran investigación de Herbert realizada en estos dos enlaces. Aviso que ambos artículos contienen spoilers (se hace un resumen de toda la saga) pero son muy interesantes y si no habéis leído el libro seguro que tras escuchar la conferencia os hacéis con un ejemplar. También os dejo un artículo impresionante (en inglés) que desgrana toda la novela de Dune, todas las influencias que ha generado la novela, temas en los que se basa, inspiración,... Un caramelito para los que disfrutan investigando sobre los libros que leen. Y si no os apetece comeros tanto la cabeza y queréis leer otra reseña, os recomiendo pasaros por el blog de Sergio Mars.

Os dejo en Arrakis, protegidos con vuestros destiltrajes. Yo me voy a mi rincón oscuro que tengo un buen chute de gomjabbar esperándome y una Bene Gesserit esperándome para decirme no sé qué de un futuro héroe. 

19 comentarios:

  1. ¡Hola! Me has convencido XD Aunque no sé si lo pasaré muy bien leyéndolo... Me dan pánico los gusanos... Así que necesito una portada que no tengo uno dibujado...

    Muak

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diría que en la edición de deBolsillo no hay gusanos. Y en la de SF Masterworks (donde lo leí yo) tampoco. Además en esa edición tienes un glosario impresionante, además de una introducción muuuy interesante.

      Me alegra haberte convencido.

      Eliminar
  2. Lo de fantaciencia me parece bien, mira, pero me cuesta menos considerarlo ciencia ficción que fantasía. Además, creo que esa debía ser la intención de Herbert que, por otra parte, en esencia era escritor de ciencia ficción (¡Acabo de comprobar que he leído once libros suyos! Más de los que creía).

    Dune debería releerlo. Fue uno de los libros que más me impactó cuando lo leí en el instituto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo niego, solo planteo la posibilidad. Ambos géneros tienen horizontes infinitos, tanto la ciencia ficción como la fantasía, pero esto demuestra que la fantasía siempre ha estado estancada y encorsetada. Da como miedo probar cosas nuevas.

      Y sí, supongo que esa debía ser la intención de Herbert, pero por lo mismo que te digo antes. Supongo que mi reflexión es muy "fantástica" o "ucrónica".

      Eliminar
    2. PD: ¿11 libros? Eso es cosa de tu progenitor, fan incondicional de Herbert.

      Eliminar
    3. En buena parte sí, claro, pero no exclusivamente. Yo también fui (y supongo que soy, pero lo tengo abandonado) muy fan de Herbert, y algunos de los libros me los compré (o compraron, según edad xD) yo.

      Eliminar
  3. No si ya digo yo que en algún momento tendré que echarle cojones y terminarla, pero las primeras 40 páginas son una de esas descripciones sobre el enorme universo Dune y nunca he conseguido pasar de ahí XD
    Por otro lado no tenia ni idea de la parte ecológica y respecto a lo de fantaciencia... a mi me parece de lo más normal, joder, son aliens, es lógico que tengan poderes más allá de lo humano >___>

    Bueno, un beso ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Difiero. Con fantaciencia me refiero a que pones elementos fantásticos dentro de un mundo de ciencia ficción y no les das una explicación racional o cientificamente probable. (Más o menos). Herbert se inspira en elementos de superstición (se vio influenciado por mujeres en su vida que parecían tener "poderes") y esto tiene poco de ciencia ficción. Es fantaciencia. Un poco el "todo vale".

      Eliminar
  4. Difiero a mi vez, con ambos.

    Con Carol porque no veo la lógica en que los aliens tengan poderes (nosotros seríamos aliens para ellos. ¿Cuales serían nuestros poderes?)

    Con Alexander porque hay una larga tradición de incluir determinados poderes psi en el ámbito de la ciencia ficción, especialmente en la época en la que se escribió Dune. En ese momento había algún intento "serio" de demostrar científicamente algunos de esos poderes (no me atrevo a sugerir que ahora también los haya), con lo que podía ser verosímil considerar que en un futuro lejano estos se habían comprobado, refinado, y utilizado. Y, de hecho, creo que recordar que en Dune se deja muy claro que NO son poderes mágicos, que son disciplinas con una base empírica (técnicas mentales, sustancias, etc).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo. Supongo que era una época en que se buscaban los márgenes de cada género y empezó a definirse el término. Por ejemplo en Ubik también hay muchas licencias de este tipo.

      Eliminar
  5. Bester, Asimov, Heinlein, Silverberg... diría que quien más quien menos que escribió cifi en aquellos años le metió algo de poderes mentales. Pero vamos, que lo estoy diciendo sin pensarlo mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído nada de esos 4, por lo que estoy dando palos de ciego. Volveremos al tema cuando haya leído un poco más.

      Eliminar
  6. Se que quedaré mal si digo que no la he leído, pero debo reconocerlo. Y tampoco he visto la peli (entera). Así pues estoy dispuesto a lanzarme de cabeza y dejarme sorprender sin excesivos spoilers previos. Mi duda nace de que no he visto muchas ediciones de Dune recientes, más bien todas ellas se me antojan antiguas. Para meterme en tan vasto universo me gustaría pillar una buena edición (reciente o antigua) donde la traducción esté a la altura. ¿Alguna recomendación?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lees en inglés te recomiendo la que leí yo, la de SF Masterworks. Viene con introducción y un glosario enorme al final además de algunos comentarios.

      En español que yo sepa sólo se puede encontrar hoy en día la de DeBolsillo.

      Eliminar
  7. Me encanta Dune pero yo leí primero tres de las precuelas que escribió el hijo de Herbert con J. Anderson y me gustaron mucho también. Estoy contigo con lo de la ambientación es increíble y me gusta como plantea el tema de la ecología y la transformación planetaria. Debería de crearse la "fantaciencia" como un género literario nuevo, a veces metemos dentro de la ciencia ficción lo que es la fantasía o una mezcla de ambas.

    En los libros de la herejía de Horus también tenemos poderes psíquicos, no se si con el mismo sentido que en Dune. Es algo recurrente en la ciencia ficción da igual la época en la que se escriba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las novelas de Warhammer las catalogaría en un género totalmente diferente a la ciencia ficción "tradicional". Tiene una intención muy diferente, creo.

      Tengo ganas de leer el segundo de Dune, pero no será pronto.

      Gracias por pasarte y comentar.

      Eliminar
    2. Sólo he leído uno de warhammer y es verdad que son muy diferentes pero está catalogada como c.f.

      Leí el segundo de Dune hace poco, tiene apenas 300 páginas y se lee rapidísimo y a mi por lo menos me gustó.

      Buenas noches

      Eliminar
  8. Yo leí toda la saga un par de veces y en realidad no me gustó. Hay ideas muy interesantes (los Mentat, los ritos Freemen, los Danzarines Rostros) y un universo bien estructurado, pero lo de los poderes y el destino de Paul me pareció forzado. No me convenció la enormidad de su poder que se expresa casi a puro diálogo. No se, pretencioso es una palabra hoy mal vista, pero eso me parece el libro con su lenguaje rebuscado: pretencioso. Mala novela, pero excelentes y originales ideas.
    De Herbert me gustó más ''Los ojos de Heisenberg'' y ''Destino: el vacío''.
    Lo que me llamó la atención fue la obsesión del escritor con la inmortalidad. En la saga Duna y las otras dos novelas que menciono hay un anhelo desesperado de inmortalidad o, al menos, de retrasar la muerte cuanto sea posible. ¿Notaron eso? Una casi patética lucha por vivir sólo por vivir; la existencia por la existencia, sin finalidad; sólo estar vivo. ¿Tenía Herbert terror a la muerte?
    Todos los aficionados a la ciencia ficción deben leerla al menos una vez.

    ResponderEliminar
  9. Ah, lo olvidaba: La película de Linch es malísima, aunq también tiene algunas ideas e imágenes realmente evocadoras. No explica mucho; si alguien la ve sin haber leído el libro no entenderá bien de q va. Además le da poca pantalla a Max von Sydow, actorazo entre los actorazos, aunq su personaje tampoco daba para mucho. Lo hubiese preferido a él en el rol de Leto.

    ResponderEliminar