viernes, 23 de enero de 2015

Legion: Skin Deep de Brandon Sanderson


Una de las novedades literarias que más hype me generaban este 2014 era la salida de la secuela de la novela corta Legión. Legion: Skin Deep salió de forma gratuita durante una semana para audiobook si hacías un preorder, por lo que no puedo decir que haya “leído” la novela. Es cierto que para esta reseña he releído algunas partes del libro, pero en general mi experiencia con esta obra ha sido de forma auditiva. Legion: Skin Deep doble en cantidad de palabras a su predecesora Legión. Aunque en el mundo anglosajón se la sigue considerando novella (equivalente a novela corta en España).

Ni médicos, ni psicólogos, ni familiares o el propio Stephen Leeds pueden definir qué es él. La palabra “loco” o “esquizofrénico” suena a menudo, pero el propio protagonista sabe que no lo está, y certificados médicos lo corroboran. Stephen Leeds no tiene múltiples personalidades, tiene lo que él llama “Aspects”. Los Aspects de Leeds son una parte imaginaria de él, pero que le ayudan a interactuar con el mundo a su alrededor: Ivy le ayuda en situaciones de ámbito social o J. C es exmilitar que trabaja de guardaespaldas. Leeds no tiene habilidades especiales ni una inteligencia desbordante. Su trabajo como detective privado lo desempeñan en gran parte, sus Aspects. Pero a diferencia del resto de la gente, que no ve a los Aspects, Leeds los trata como a personas normales que están allí. Por ejemplo, en una escena acude a un restaurante y necesita una mesa donde todos ellos puedan sentarse, aunque a ojos de los camareros las sillas estén vacías. De hecho pide comida para todos ellos (los ocho que aparecen en esta novela).




En Legion: Skin Deep, Leeds es contratado por un hombre llamado Yol Chay para recuperar el cadáver de Panos Maheras, que ha sido robado. Yol Chay es el propietario de Innovation Information Incoporated una empresa que desarrolla tecnología. En este caso, deben recuperar un archivo de memoria que hay en el cuerpo de Panos ya que contiene cierta información de vital importancia para la empresa y para el país. Leeds será perseguido por Zen Rigby, una asesina que trabaja para Exeltec, la compañía rival de III. 

Legion: Skin Deep sigue con su ambientación de fantasía urbana, añadiendo elementos de ciencia ficción y de cyberpunk como la biotecnología (memorias implantadas en personas que pueden ser extraídas), aunque de cyberpunk tenga poco, la ambientación entre grandes compañías, neones, y persecuciones entre calles me ha recordado más a este subgénero que a algo de fantasía urbana, sencillamente porque no hay magia (aunque sí elemento fantástico). La narración tiene muy buen ritmo con un lenguaje muy cuidado. Contada en primera persona por el protagonista, Stephen Leeds, no sabemos nunca con seguridad si se trata de un narrador fiable o no. Todo lo que cuenta y cómo lo cuenta es toda la realidad que tenemos. También es cierto que no hay datos que apunten a que tengamos que pensar que Sanderson, a través de Leeds, nos quiere engañar.

En Legion: Skin Deep se obvia demasiado la trama para dejar paso a algunas reflexiones que dotan de trasfondo al protagonista. Notaremos muchas más páginas dedicadas a reflexiones sobre los Aspects de Leeds que sobre el caso en el que trabaja. Y es que en Legión lo más interesante era este elemento: sus Aspects. En Legion: Skin Deep es cierto que todavía deja muchos cabos sueltos, y algunos de los que ni siquiera estira, (¿quién es la misteriosa expareja de Leeds que tanto lo ayudó a controlar a sus alucinaciones?) pero también es cierto que estamos ante una obra muy corta con poco campo para dar explicación a tantas incógnitas sin llegar a sonar apresurado o forzado.

En esta novela se explora el concepto de “necesidad” del protagonista de sus alucinaciones para casi todo. A menudo Leeds reconoce que no podría hacer apenas nada de lo que logra conseguir sin sus Aspects. Sanderson colocará al personaje en situaciones donde sólo la astucia puede resolver la situación (aunque pueden llegar a rozar el Deus Ex Machina o el Deus Ex McGyver). La novela llega de forma muy justa al notable por diferentes razones. La trama se diluye totalmente, reflotando en ciertos momentos de la narración. Aunque el suspense y el humor son los correctos, a veces algunas situaciones sobrepasan el límite de lo humorístico para volverse parodias. Los puntos interesantes de Legión no están bien llevados o directamente no están llevados y deja con una sensación de “no es lo que esperaba” al terminar la novela. Aún así creo que la calidad del lenguaje es más que sobresaliente y el desarrollo de la trama es correcto. Y respecto al audiolibro: estoy muy contento, pues no suelo utilizar este formato y me ha sorprendido. El inglés es fluido y muy bien interpretado, resbalando un poco al imitar voces femeninas (toda la lectura la interpreta Oliver Wyman) pero en general he quedado muy impresionado y desde luego repetiré formato.
Ilustración que contiene el volumen de Subterranean
Press de edición limitada realizada por Jon Foster.

3 comentarios:

  1. He pasado de "puntillas" por tu entrada de hoy porque tengo muuuuuchas ganas de leer esta historia y no quería saber nada de ella antes.
    ¿Se sabe algo de si llegará a España? :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay ningún spoiler de la obra :) Si no lo habría avisado.

      No, no se sabe nada, y me da mala espina, la verdad. Pero es bastante fácil de leer (escuchar en mi caso) en inglés.

      Eliminar
  2. Espero poder leer pronto esta continuación de Legion, me dejo con ganas de mas, de mucho mas!, si no sale pronto la traducción al español, en ingles tendra que ser xD! Felicidades también a todos los que hicieron posible este especial de Brandon Sanderson, Gracias!

    ResponderEliminar