lunes, 19 de enero de 2015

Words of Radiance [The Stormlight Archive #2] de Brandon Sanderson


No creo que nadie se esperase esta reseña, pero tanto mi compañero Dídac como yo no podíamos dejar que este especial no tuviera una entrada dedicada a Words of Radiance. El libro no verá la luz en nuestras librerías hasta verano de 2015 (si todo va bien), pero cuando le comentamos la idea a nuestro anfitrión nos dio el visto bueno sin pensarselo dos veces. Sabemos los peligros que puede conllevar hacer esto, pero no temáis, tan solo hay spoilers del primer libro de la saga y no del segundo.

Words of Radiance retoma la acción justo en el punto en que terminó el primer volumen; El Camino de los Reyes; Por un lado tenemos a Kaladin descubriendo sus nuevas habilidades mientras él y los del puente cuatro se convierten en la guardia personal de Dalinar Kholin. Por su lado, Dalinar, descubre el verdadero significado de sus visiones, las cuales le llevarán a intentar tomar las riendas del juego político con los Altos Príncipes y de la guerra contra los Parshendi. Shallan y Jasnah ajenas a todos los problemas que hay en  las Llanuras Quebradas, se embarcan hacia allí para poder encontrar no solo uno de los mayores secretos de los antiguos Caballeros Radiantes sino también el de los Vaciadores y su relación con los Parshendi. Mientras tanto los Parshendi  buscan la forma de terminar la guerra de una vez por todas.Y por si fuera poco el Asesino de Blanco vuelve a tener un objetivo.


El Camino de Los Reyes de forma introductoria nos presentaba a todos los personajes, pero la historia se centraba más en Kaladin y en su fondo mediante flashbacks. En Words of Radiance Sanderson nos presenta a Shallan y su pasado. Una historia trágica que ya empezábamos a intuir en WoK, pero que en este libro se desarrolla en los obligatorios flashbacks que darán sentido a las acciones, pensamientos y miedos del personaje. En este libro nos adentramos en este trasfondo, conocemos los detalles de la muerte de sus padres, los problemas de sus hermanos, la decadencia de su casa y algún que otro misterio que afectan al presente de Shallan de forma directa.

Las voces narrativas se irán intercalando entre Kaladin, Shallan, Dalinar y Adolin. Todas completamente distintas y aunque la mayoría de ellas se sitúan en el mismo lugar y en la misma acción, Sanderson consigue que cada una aporte algo nuevo y distinto sin hacer que nada suene repetitivo. Uno de los pocos problemas, y sólo para algunos lectores, que presentaba El Camino de los Reyes era que las tres tramas principales (Kaladin, Shallan y Dalinar) variaban mucho en ritmo, eso hacía que especialmente los capítulos de Shallan y algunos de Dalinar tuvieran un ritmo mucho más lento que los de Kaladin, dando la sensación de un falso relleno. Esto en Words of Radiance  no pasa. Las tramas no están sólo bien equilibradas sino también muy bien entrelazadas. En este segundo volumen de la Guerra de las Tormentas tendremos acción cada dos por tres, algo que hace realmente difícil parar de leer.

Este equilibrio entre tramas se debe en parte a la estructura interna de la que Sanderson se ha servido para escribir la historia. El autor divide el libro en cinco partes separadas por interludios, pero esta vez, tratándose ya del segundo libro, Sanderson puede centrarse en la trama y dejar de lado las presentaciones. Cada una de estas partes lleva a los personajes desde la resolución de un punto de la historia al siguiente cliffhanger que nos dejará con ganas de seguir con la historia. Empezamos el libro preparando el viaje, cada personaje es una ficha que hay que situar en su nueva posición del tablero. A lo largo del libro Sanderson nos recuerda que toda historia tiene varios puntos de vista y empieza a presentarnos los movimientos del enemigo. Las historias avanzan y los viajes de ambos lados llevan a una convergencia, a un “choque”, que cambiará el ritmo de la historia.

De la misma forma que en El Camino de los Reyes, Sanderson usa grupos de 3 interludios para diferenciar las distintas partes, aquí volveremos a tener ese recurso que no sólo aporta frescura y variedad, sino que también nos enseña una visión global de lo que está pasando más allá de donde están nuestros protagonistas. Los interludios de Words of Radiance son por lo general mucho más variados que los de El Camino de los Reyes. Tenemos interludios de personajes que ya conocíamos del primer libro como Rysn, Szeth o Taravangian, también nos presentan nuevos personajes como Zahel,Lift o Ym. Aunque en Words of Radiance no hay preludio si hay un prólogo que sigue el mismo esquema que seguirán todos los prólogos del primer arco de Stormlight Archive, la narración de un personaje sobre la noche en que murió Gavilar. En el primero fue Szeth, el asesino de blanco, que nos relataba su misión de matar a Gavilar, en este segundo libro quien narrará será un personaje ya conocido, que no sólo matiza y aporta información sobre la muerte de Gavilar, sino que también amplía la información sobre si mismo, información que hasta ahora era bastante escasa. Estos recursos de cambio de voz narrativa dotan de más profundidad a la historia, permitiendo a Sanderson ir revelando información con cuenta gotas, algo que contribuye a crear más preguntas que encontrar respuestas a las ya planteadas en el anterior tomo.

Gracias a los flashbacks de Kaladin en el primer libro, en este segundo le conocemos mejor y eso hace que entendamos al personaje bajo ciertos sucesos. A pesar de eso, en Words of Radiance las decisiones que toma son bastante criticables- hay que reconocer que es bastante exasperante en la mayoría de momentos-  y aunque parezca que no para de recibir palos, muchos se los merece. El Kaladin que conocíamos en El Camino de los Reyes  era un joven depresivo que  a pesar de todo lo que había sufrido, la muerte de su hermano, la pérdida de sus antiguos compañeros o convertirse en esclavo, luchaba por sus ideales y por la liberación y protección de no sólo sus nuevos amigos del puente cuatro sino también de un grupo de ojos claros, ojos claros que odia. Pero el Kaladin de este libro se vuelve huraño, desconfiado y en parte gruñon. Esto tiene su motivo y Sanderson juega bien con los miedos y traumas del personaje para explotarlo todo lo que puede. Aunque te apetece pegarle por ser un crío en algunos momentos, todo está hilado de una forma que va acorde con el personaje, haciendo que encaje con la imagen que teníamos previa sobre él.


Ilustración de Michael Whelan para la portada de la edición americana.

Dalinar sigue siendo la piedra sobre la que se construye esta parte de la historia. Aunque la protagonista de este libro sea Shallan, aunque tengamos a un Kaladin combatiente, poderoso, radiante… El peso de la juventud aún es demasiado grande para estos dos personajes y sus objetivos personales se interponen en el esquema global de la trama. Dalinar es el personaje al que Honor elige para otorgarle sus visiones “Unite them”... Dalinar ha dejado de esconderse y ha pasado a la acción. Toma el control de un rey desquiciado por la paranoia, una guerra sin objetivos más que la competición entre nobles y el esporádico asesinato de Parshendi, unas casas nobles más ocupadas del provecho propio que del bienestar del reino… Objetivos complicados que consigue soportar gracias al apoyo de Navani. En este libro conocemos a un Dalinar cansado, pero dispuesto a luchar por lo que cree correcto, dispuesto a lidiar con las diferencias entre Altos Principes, dispuesto a terminar de una vez por todas con esta guerra y unificar a su gente para la posible llegada de algo peor.

Uno de los personajes que menos aportan a la historia por el momento es el joven Adolin.Hijo de Dalinar que hace malabares con su juventud, las enseñanzas de su padre, la presión social a la que se ve sometido en los círculos que frecuenta y sus propios sentimientos de envidia, venganza, honor… Como pasa con Kaladin, en El Camio de los Reyes, Sanderson consigue muchas veces que olvidemos lo joven que es este personaje dándole unas responsabilidades que pesan sobre su personalidad. En WoR ambos personajes gozan de algo más de libertad y eso hace que muchas veces les encontremos en riñas absurdas, envidias, celos y competiciones de hombría. A partir de cierto punto de la historia podemos ver a Adolin en un ambiente más social, fuera de su papel de soldadito de plomo. Un joven con las inquietudes, pensamientos, necesidades e impulsos propios de su edad. Unos impulsos que podrían traerle problemas…

Pero como antes se ha mencionado, la protagonista indiscutible es Shallan. Mientras Kaladin, y quien lo iba a decir, le toca “madurar” un poco en este libro, Shallan da lecciones de maduración hasta al menos pensado. Decir que crece como personaje sería falso, porque sigue siendo la misma Shallan del primer libro, pero en este segundo se nos presenta a una Shallan  tal y como es, no como lo que ella quiere ser. Esto es muy importante para su desarrollo como personaje durante la obra. Hay historias tristes, alegres, traumáticas, bonitas  en todos los libros de Sanderson, pero la historia de Shallan es la más potente que ha escrito hasta la fecha. La construcción del personaje está tan acorde con su historia, que se hace imposible no quererla o al menos entenderla. Olvidaos de capítulos con poca acción como en el primer libro, si hay alguien a quien le están pasando o qué está haciendo constantemente cosas  es ella.  Y es que Shallan es la protagonista de las mejores escenas del libro, entre las cuales se encuentra especialmente un flashback. Además de  protagonizar escenas impactantes en muchos aspectos también protagoniza varias, por no decir muchas, de las escenas más divertidas que ha escrito Sanderson. Decir que Words of Radiance es el libro de Shallan es quedarse corto.

Pero no todos son maravillas, por un lado los flashbacks de Shallan son más cortos que los de Kaladin, y la información aunque clarifica muchas cosas, también crea más interrogantes dejándote un regusto a poco. Y por otro lado, si comparas a Shallan con los demás, en especial a Kaladin, no puedes evitar pensar que Sanderson ha sido  demasiado blando con ella, aunque en general todo tiene su lógica y su porqué.

En este segundo libro además Sanderson empieza a esbozar por un lado las futuras relaciones entre personajes, que se presentan tormentosas entre muchos de ellos y en diversos aspectos, cual parece ser la trama principal del primer arco de La Guerra de las Tormentas y nos presenta el funcionamiento de una de las variantes de la Surgebinding, la Lightweaving.

Es normal que, siendo este el libro de Shallan, el autor haya decidido contarnos algo más de ella y de sus capacidades, pero no sólo en Shallan y en el Lightweaving se centra Sanderson a la hora de darnos información sobre las investiduras de Roshar. No os voy a explicar con profundidad cada una de ellas puesto que me gustaría que disfruteis tanto como yo descubriéndolas. En WoR nos encontramos a Kaladin, con la ayuda de sus compañeros del puente cuatro, explorando cómo funcionan sus dos Surges (Adhesión y Gravitación), sus habilidades, posibilidades, sus límites… Shallan nos da una clase magistral sobre cómo fallar estrepitosamente en el uso del Soulcasting. Aprendemos más sobre los spren y las Shardblades, de Hoid y sus posibles habilidades, pero la información más novedosa vendrá quizá de los capítulos de Eshonai cuando aprendamos más sobre los Parshendi y sus… formas.

Obviamente todas estas magias, estas investiduras, nos permiten conocer con más profundidad el Cosmere y su relación con Roshar. Ya establecimos un contacto importante al reconocer el Shadesmar como una representación del Reino Cognitivo y en WoR seguimos por ese camino. Varias escenas de Shallan, dejando de lado el drama y la comedia que las envuelve, nos ayudan a entender cómo funciona el Reino Cognitivo, o el Shadesmar, como enlace entre el Reino Físico y el Reino Espiritual y como los cambios producidos en el Espiritual a través del Cognitivo afectan directamente al Físico.

La presencia de una segunda carta en los prefacios de los capítulos empieza a aclarar la sospecha que nuestro amigo Hoid es el responsable de la primera carta (que podíamos encontrar en El Camino de los Reyes) y que alguna cosa está tramando para interferir en los planes que Odium tiene para Roshar y los Shardworlds cercanos. En esta carta también descubrimos que hay una “figura de autoridad” que parece inclinada a la neutralidad en cuanto a las interacciones con las Shards que no ve con muy buenos ojos que Hoid esté intentando… lo que esté intentando.
Ilutración de Syl realizada por Marina Vidal para el especial Brandon Sanderson infinito.

El Camino de Los Reyes supuso la presentación de una de las ya consideradas mejores sagas de fantasía épica actuales, y hasta diríamos que de todos los tiempos, Words of Radiance no sólo se asegura que siga así sino que demuestra que Stormlight Archive es una pequeña bola de nieve que se va ir haciendo más grande cuanto más libros vayan publicándose. El Camino de los Reyes hace un gran trabajo de construcción de mundo. Nos presenta su flora, su fauna, clima,  los spren, culturas, religiones… Es un libro muy completo en ese sentido y quizá eso hace que las historias de algunos de los personajes queden algo descuidadas cuando las comparas con el nivel de detalle, la importancia que le da Sanderson al que, para mí, es uno de los personajes más importantes de ese volumen: Roshar.

En WoR ya conocemos el mundo, sus criaturas con forma crustáceo, las peculiaridades de su vegetación… y Sanderson se lanza de cabeza a la acción. La historia avanza a una velocidad trepidante y la cantidad de información que hay que asimilar es, a veces, abrumadora. Los personajes, cada uno a su modo, dirigen sus investigaciones a un objetivo en común, podemos empezar a ver unos roles claros en cada uno de ellos, el líder, el soldado, el académico, el enemigo incomprendido; roles que estamos acostumbrados a ver en la fantasía clásica cuando reunimos a unos aventureros que van más allá de su utilidad individual y nos hacen pensar en la idea de “grupo”. Aunque los personajes siguen trabajando de forma independiente durante gran parte del libro, podemos ver como sus aventuras les llevan a converger en un mismo punto. Un instante que acelera la acción del libro y de la saga a unos niveles épicos, pero impropios del segundo libro de una saga de diez dividida en dos pentalogías.

Decir esto con tan sólo publicados dos libros es un poco arriesgado, pero Sanderson ya ha demostrado que pone todo su cariño y su esfuerzo en que todo encaje a la perfección. Y lo está consiguiendo.  Words of Radiance es un libro trepidante del que no os vais a poder despegar, con humor, acción e imágenes sumamente épicas que se van a quedar grabadas en la memoria colectiva de todos los apasionados de la fantasía épica. Si hubiera que escoger una obra que definiera la fantasía épica, tened por seguro que Words of Radiance estaría entre los puestos más altos para ocupar ese papel.

Sabemos que está reseña aumentará el hype de muchas personas, por suerte Nova publicará pronto el libro en español. Lamentamos ser malos, pero os podemos asegurar que la espera entre el segundo y el tercer tomo, está siendo  y será muy dura. Por suerte para mediados del año que viene el tercero de Stormlight Archive verá la luz. Estamos esperando poder compartir con vosotros el hype. Y no lo dudéis, porque la espera, como la de WoR, va a ser totalmente recompensada.

“I am a stick.”
- Stick, Words of Radiance -



Autores: Marina Vidal y Dídac de Prades

IMAGEN 16

10 comentarios:

  1. Como no he leído el primero siento deciros que me he leído vuestra reseña en "oblícuo" para no spoilearme nada. Pero sí, lo leeré sin duda en cuanto avance con todo lo que ha escrito este hombre... ¡vaya máquina! :DDD

    ResponderEliminar
  2. El camino de reyes me encantó y estaba tentada de leerme WoR en inglés, pero sabiendo que salia en marzo decidí esperar, ahora la espera va a ser mucho mas difícil... :( pero es bueno saber que la saga mejora a cada libro!
    Tengo mucha curiosidad por conocer como se van desarrollando los poderes tanto de Kaladin como los de Shallan, y averiguar algo más sobre Sagaz/Hoid ^^

    Por cierto, ha quedado super mona la Syl que ha dibujado Marina :D

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por el especial. A ver si conseguimos que aumente la comunidad de fans hispana de Sanderson.

    Respecto al artículo de hoy, suscribo casi todo lo dicho. La única pega que le vi a Words of Radiance es que creó tanta expectativa que, en algunos arcos argumentales, me supo a poco.

    ResponderEliminar
  4. Yo solo puedo decir que ya no me quedan uñas por la impaciencia. Qué sin vivir...quiero Words en castellano yaaa!!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola, os acabo de encontrar hoy y me venís al pelo porque acabo de terminar WoR. Habiendo leido el primero en español me ha resultado muy sencillo leer este en inglés y estoy totalmente de acuerdo en que tiene que aumentar la comunidad de fans en español, necesito comentar sobre el libro sin temor a spoilear.

    ResponderEliminar
  6. Hola! Alguien sabe cuando va a salir el libro en español en Argentina? He estado esperando desde que salio en Ingles pero todavía nada :c Saludos y muy buena reseña amigo!!

    ResponderEliminar
  7. De qué país sos?? Leí el primer libro a fines de 2013 y desde que lo termine (lo leí tres veces) estoy esperando por el segundo, y lo quiero comprar, pero no se donde; yo soy de Argentina.

    ResponderEliminar
  8. De qué país sos?? Leí el primer libro a fines de 2013 y desde que lo termine (lo leí tres veces) estoy esperando por el segundo, y lo quiero comprar, pero no se donde; yo soy de Argentina.

    ResponderEliminar
  9. Sanderson siempre nos hace enamorarnos de sus personajes, Kaladin y Shalan me consumen como mismo Kelsier y Vin, yo estoy que no me aguanto las ganas de leer el segundo libro. Eso si, pensar que serán 10, me deja un poco triste, serán por lo menos 20 años o más al ritmo actual, eso es mucho. Pero vale la pena. Mientras me leeré "La rueda del tiempo" la cual Brandon terminó y estoy seguro que le dió un gran final. En resumen, desde que lo descubrí se convirtió en mi escritor favorito.

    ResponderEliminar