lunes, 9 de marzo de 2015

La tercera cara de la luna, de Ángel Luis Sucasas


La originalidad es algo complicado de conseguir en el género fantástico. Extraño, ¿verdad? Un género que no tiene límites ni fronteras, que debería ser bandera de la máxima libertad de expresión artística en la literatura parece estar estancado en algunos clichés y argumentos vacuos. Nevsky se ha propuesto crear vanguardia en este sentido, como ya comentamos en Jagannath de Karin Tidbeck o con otras obras firmadas por un solo autor como Nina Allan o Anna Starobinets. El sello Fábulas de Albión apuesta por un género que va más allá de lo establecido, que busca experimentar los límites del género con autores atrevidos. Este sello presenta obras que rompen con todo aquello a lo que estamos acostumbrado y por ello las obras publicadas bajo este sello se han ganado el apelativo de “extrañas” o “raras”. No es nada extraño este adjetivo teniendo en cuenta que estamos ante obras que buscan ante todo experimentar. Y hoy os traemos la última publicación de este sello y que sigue en la línea de lo mencionado anteriormente.


La tercera cara de la luna, de Ángel Luis Sucasas es una antología, pues recoge relatos del autor publicados a lo largo de su carrera como escritor. Ángel Luis Sucasas no es nuevo en esto, aunque su nombre nos resulte poco conocido, con tres novelas publicadas (Hamelín, El encuentro y Savanna) además de Aireán, una antología de relatos (y por lo único que conocía al autor). En el presente volumen vemos una amplitud temática muy interesante a lo largo de trece relatos, algunos de ellos inéditos y otros recuperados de otras publicaciones. En esta obra encontraremos mitología (celta y oriental), fantasía clásica con un enfoque muy distinto, fantasía urbana, ciencia ficción, licántropos, una percepción del amor muy curiosa y una narrativa excelente.

Podríamos considerar La tercera cara de la luna como un volumen que recoge los mejores ejemplos de la escritura de Sucasas, ya que trata una temática muy variada y amplia y de formas muy diferentes. Hay algo curioso en los relatos de Sucasas y es el uso de un esteriotipo de la fantasía como inicio del relato, quizá como anzuelo para el lector; para después desarrollarlo de manera insospechada. De esta forma, Sucasas se ahorra tener que introducir los antecedentes de la historia que va a explicar y puede desarrollar el relato hacia puntos poco explorados hasta ahora. Algunas historias se desarrollan en la cuerda floja precisamente por pedir al lector ese bagaje previo en lectura de género. No digo que el libro no esté pensado para todos los públicos, pero es cierto que para poder disfrutar de todos los relatos es necesario tener cierta base de lecturas previas, o de cultura de género. Algunos relatos pecan de desarrollarse más en cuestiones de pura narrativa que argumental, quedando la historia colgada o desaprovechada. La narrativa de Sucasas es excelente, y a veces es tan buena que ha acabado desbordando y causando precisamente la experiencia opuesta. El virtuosismo de Sucasas es innegable, pero anteponer una narrativa excelente a desarrollar mejor algunas tramas ha conseguido un efecto negativo en algunos relatos, incluso alguna vez sacarme de la lectura. No tengo más quejas, la antología es impresionante y la calidad de los cuentos no necesita de adjetivos para describir su calidad.


No voy a comentar todos los relatos, para ellos tenéis las excelentes reseñas de La biblioteca de Ilium, El Rincón de Koreander y Sagacómic, pero si quisiera dar una visión global de los cuentos y comentar algunos específicos, aquellos que más me han marcado. La antología abre con “Un cuento dela Dama Blanca”, una historia con un inicio clásico, un clan de hombres lobo en plena cacería. La historia es violenta, explícita y nos pone del bando de los asesinos. Un relato que parece más el final de una novela o de otro relato, da pie a lo que podría haber sido una novela muy interesante y con una visión curiosa de este clásico. El relato, siendo largo, da la sensación de solucionar los capítulos de forma atropellada y de quedarse pequeño en el espacio que Sucasas le proporciona. Creo que esta historia en forma de relato no acaba de funcionar, y aun así es excelente.

“Por ti…” es un relato extraño, curioso. Quizá podríamos sacar paralelismos con Karin Tidbeck, Nina Allan, Cristina Fernández Cubas o con Márquez por ese acercamiento a la especial y tímido a la fantasía, lo llamado Realismo mágico. Es un relato elegante, con unos diálogos muy trabajados. Uno de mis preferidos de toda la antología por como pide al lector concentración en la lectura y se lo devuelve después en maravilla. Un relato que trata las finas líneas entre lo real y lo extraño, la magia que hay y si estamos o no dispuestos a creer en ella.

“Más allá” es alucinante. Si habéis llegado a este punto de la antología ya estaréis alucinando con Sucasas. Este relato es de mis preferidos de la obra y es que el desarrollo del mismo podría ser una metáfora del Mito de Campbell. La narrativa en este relato es apabullante y no os mentiré si os digo que lo he leído dos veces, del tirón. Suscribo las palabras de Miquel en su reseña: “no me extrañaría que se convirtiera en un clásico del género patrio”.

Y vamos con, para mí, el mejor relato de la antología con diferencia: “La despedida”. Un relato que empieza en lo que parece ser un mundo al borde del colapso o que ya ha colapsado donde una civilización de niños y adolescentes protagonizan la historia. Una interpretación sucasiana de El Señor de las Moscas.  El rol que toman los niños, sus papeles en esta nueva sociedad es fascinante. Una historia repleta de magia, bella y muy triste. Pero es en este relato donde aflora uno de los problemas que os comentaba antes. ¿De verdad los niños hablan así, tienen este vocabulario? Creo que si se hubiera reforzado este punto, incluso desarrollado levemente, el relato podría haber entrado en mi TOP 10 de relatos de género fantástico. Una historia que me ha dejado tocado y hundido.

“La llamada del cazador” es otro gran relato y más que por argumento es por todo el mundo que construye el autor. Un relato que me ha recordado a lo que hace Tim Pratt con una puerta en un sótano. Es inquietante y a la vez fascinante, como lector, uno tiene la sensación de ir abriendo lentamente una puerta para ir mirando al interior, observando detalle a detalle un mundo onírico. Espero que el autor escriba más sobre esta ambientación. Quizá el mejor relato en cuanto a worldbuilding de la antología.

Como conclusión decir que los dos relatos que cierran la antología me han dejado un sabor agridulce y una extraña sensación de desequilibrio en cuanto a la calidad de la antología en general. Me da la sensación de que Sucasas escribe fantaciencia, o una ciencia ficción disfrazada de fantasía. Repleta de relatos potentes, apabullantes e impresionante, Sucasas se afianza en el podio de grandes autores nacionales de fantasía. Y es aquí cuando coincido con Palma, en el prólogo, no creo que esta antología “deba” convertirse en referencia del género patrio. Para mí, ya es una referencia clara de lo que son capaces los autores nacionales. Sucasas es versátil, atrevido y desborda talento en cada página escrita. Una mágica y positiva sorpresa.


2 comentarios:

  1. El otro día le oí en Fallo de Sistema y fue lo que necesitaba para comprarlo. O sea, todavía no lo he comprado, pero es mi intención inmediata. :)))

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Voy a reconocer que ni conocía al autor ni conocía la obra, pero sé que Nevsky es una editorial que hace las cosas bien (no solo bonitas, que también xD). Sin embargo, me apunto, si no leer la antología entera, si leer algunos de los relatos que has comentado, porque me han parecido interesantes (sobretodo el basado en El señor de las moscas, pues el libro de Golding me encantó, pero me faltó que explotara más y tengo la sensación de que Sucasas ha dado un paso más allá).

    Me lo apunto, gracias por la recomendación.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar