miércoles, 11 de noviembre de 2015

A la deriva en el mar de las Lluvias, de VV.AA.


No he leído todas las antologías de Mariano Villarreal, pero las tres de cinco que he leído dejan claras varias cosas. Que la calidad es ascendente, además de forma vertiginosa. Que los relatos escogidos denotan una maduración de criterio por parte del antólogo y de las mentes tras él que recomiendan ciertos autores y textos. El nivel de la traducción y de los traductores también mejora a cada volumen. Y finalmente que las antologías de Mariano Villarreal son libros imprescindibles para cualquier lector de género fantástico. Repito, no he leído Terra Nova (aunque sí algunos relatos sueltos que aparecen allí, como el de Ken Liu), ni Mariposas del oeste y otros relatos. Sí he leído Terra Nova 2 y Terra Nova 3, además del libro del que os hablaré hoy, A la deriva en el mar de las Lluvias y otros relatos. Voy a ser claro, esta antología es probablemente la mejor recopilación de cuentos de ciencia ficción traducidos al español que he leído hasta ahora. Y con la mejor quiero decir que supera con creces el nivel de cualquiera anterior.

No recuerdo dónde lo leí, pero sé que Mariano dijo algo así como que esta antología la hizo en un momento delicado de su vida, por lo que los relatos estaban escogidos con especial cariño y sentimiento. Y desde luego que se nota. La temática de los relatos está muy unificada tratando temas como la pérdida, la vejez o el amor y crean una coherencia muy sólida que une en cierta manera todos los relatos y hace que la lectura sea todavía más fascinante. Hagamos un breve repaso por los relatos de la antología. La lectura empieza con ‘La señora astronauta de Marte’ de Mary Robinette Kowal, relato que ganó el Premio Hugo en 2014. No recuerdo si había leído este relato o sobre él, el caso es que ya sabía de qué trataba. Esto no afecto en absoluto a mi experiencia en la que nuestra protagonista, una astronauta casi octogenaria cree que no va a volver a salir al espacio nunca más. Ella vive en Marte junto a su marido, el cual está enfermo terminal. La vejez, el paso del tiempo y las decisiones que tomamos en ciertos puntos de nuestra vida y que cambian por completo todo lo que conocemos son los temas principales del relato. ‘Algoritmos para el amor’, de Ken Liu es un relato del que me esperaba más, pero no por culpa del relato, sino mía. El caso es que el relato pide ciertos conocimientos de teoría matemática (no hace falta ser matemático, sólo conocer estas teorías) que yo no tenía y no fue hasta que Elías Combarro me iluminó que vi la fuerza que tenía el relato. Sigo pensando que ‘Mono no Aware’ (Terra Nova 3) es mi relato preferido de Ken Liu, pero el de esta antología no se queda atrás. El relato pone en cuestión la naturaleza humana y nos hace plantearnos incógnitas muy incómodas. ¿Estamos programados genéticamente? ‘Frigonovia’, de Will McIntosh es un relato espeluznante en el buen sentido. Imaginad que en el futuro, cuando morís, congelan vuestro cuerpo y mente y varios años más tarde resucitan vuestro cerebro sólo para intentar conseguir una pareja sentimental. Vosotros sois un colgajo de piel en una máquina y no podéis moveros, sólo pensar. Un relato agobiante que, aunque la carga filosófica es algo más leve, reflexiona sobre temas incómodos como el amor y el paso del tiempo.


‘Regreso a casa’, de Mike Resnick es un relato conmovedor y que personalmente me afectó más que el resto. Trata de cómo un hijo que se marchó a otro planeta, dejando una familia quebrada, vuelve para encontrarse con su padre y con su madre, la cual tiene alzhéimer. Un relato que versa sobre el perdón, sobre la familia y de nuevo sobre la vejez y la muerte. ‘La verdad de los hechos, la verdad del corazón’ de Ted Chiang trata un tema del que he leído bastante últimamente. ¿Qué ocurriría si en nuestra sociedad existiera una manera de “ver” en una pantalla nuestros recuerdos? ¿No os recuerda a Black Mirror? Un relato que reflexiona sobre cómo cada uno de nosotros recuerda una situación de forma diferente dependiendo de su experiencia con la misma. ‘Si fueras un dinosaurio, amor mío’ de Rachel Swirsky es un relato extraño y debo reconocerlo, algo que no me esperaba. El texto está escrito de forma casi lírica narrando una historia de amor con un final que os obligará a dejar el libro y mirar al texto durante unos instantes. El texto se diferencia de lejos del resto de la antología y me ha parecido gratamente original. ‘La Amaryllis’ de Carrie Vaughn relata el sacrificio que debe hacer la sociedad en un futuro donde el control de la natalidad y la falta de comida son el pan de cada día. Por último, ‘A la deriva en el mar de las Lluvias’, de Ian Sales, es la novela corta que da nombre a la antología y quizá el relato que menos me ha gustado del conjunto (lo que no desmerece el propio relato). Cuenta la historia de un grupo de astronautas que se quedan atrapados en la Luna mientras la Tercera Guerra Mundial sucede en la Tierra. Ellos tratarán durante la trama de volver a la Tierra. Un relato que se me ha hecho difícil de seguir, pero con un desenlace muy satisfactorio.

En definitiva, creo que es una antología que trata de escapar del relato de ciencia ficción anglosajón, y aunque no lo consigue del todo, sí que ofrece gran variedad temática a la vez que coherente. Las traducciones son maravillosas, y es que con un vistazo al índice vemos que Manuel de los Reyes, Diego de los Santos, Carlos Pavón o Pilar san Román entre los créditos. Los relatos estaban en buenas manos y es que para mí, ver a estos traductores firmando un trabajo es sinónimo de calidad. Mención especial a la ilustración de portada realizada por Alex Popescu que me parece fascinante. Todos los relatos de este volumen han sido nominados o han ganado algún premio, y se nota en cuanto a la calidad de los mismos. Un volumen lleno de mimo y con historias que me han emocionado como pocas.

2 comentarios:

  1. Mierda, Alex, maldito tu.
    Justo llevo un par de días con muuuuchas ganas de leer relatos de ciencia ficción (y relatos en general) y estaba por leer Terra Nova 3 (sobretodo el relato de Ken Liu que comentas, del que ya he oído hablar), que es el que tengo en la librería. Pero jo, que pintaza tiene este. Me lo anoto seguro.

    ResponderEliminar
  2. Pues si tienes Terra Nova 3 lee esa antología que no está para nada mal. Pero lee justo después ésta, porque es alucinante y engancha tanto que la leerás muy rápido.

    ResponderEliminar