domingo, 13 de diciembre de 2015

El honor es una mortaja, de Carlos Bassas


Esto de llevar un blog a veces te lleva a conocer a escritores que resultan ser algo más que escritores. Resultan ser personas de carne y hueso, con las que se puede hablar. Parece una tontería, algo obvio, pero tendemos a idealizar a los autores (yo el primero), hasta que los conocemos y vemos que simplemente son personas que han desarrollado una habilidad artística y tienen (algunos) cierto talento para ello. Dejando a un lado las divagaciones sin sentido, vengo a comentar una novela policíaca. No es demasiado inusual, pues de vez en cuando traigo géneros ajenos a la fantasía al blog. Aunque estas reseñas suele leerlas menos gente, me apetece hablaremos de El honor es una mortaja, de Carlos Bassas.


Estamos ante una trama clásica de novela policiaca. Doscientas páginas que giran alrededor de Corominas, inspector de policía y el asesinato chapucero de un rumano. No he leído demasiada novela policíaca, pero si algo llama la atención de esta novela, es lo curioso de la estructura. Dividida en diferentes partes, los cuales hacen referencia al aikido (arte marcial cuya arma principal es la katana), cada parte es una kata, uno de estos movimientos (desenvaine, corte, enfundar…). La historia se centra más en las pesquisas de cada personaje alrededor de los crímenes, que en resolver los propios crímenes. Por supuesto el hilo conductor es la investigación de Corominas, pero como lectores sabemos qué ha ocurrido, o por lo menos creemos saberlo casi todo, ya que Bassas se guarda algunos ases en la manga para el final de la obra. La lectura es ágil gracias a esta estructura, y tiene sus dosis justas de drama y de acción, consiguiendo personajes sólidos y consistentes, al mismo tiempo que la historia avanza con un ritmo suave pero sin pausa.

Esta es la primera novela de un interesante Carlos Bassas. Es la tercera novela que leo del autor, como ya habréis leído, mi primer contacto con él fue con Aki y el misterio de los cerezos y leí este año El misterio de la gruta amarilla (Quaterni, 2015). El honor es una mortaja peca de primerizo en muchos aspectos que me gustaría destacar, ya que en los otros dos textos no he encontrado estos mismos fallos. Para empezar una falta de estilo evidente, ya que el texto es bastante plano. Hay momento en que Carlos se deja llevar un poco más y nos deja perlas a modo de frases lapidarias muy interesantes, además de escenas escritas con mucha habilidad. Otro tema a comentar, y quizá sea algo personal, es el “tema japonés” usado en la novela. Esperaba encontrar algo más, pero lo cierto es que el elemento japonés (más allá del título y de las katas que dan nombre a los capítulos) se coge por los pelos. De hecho está en el filo de la navaja, porque a está metido con calzado a la vez que es esencial para entender la resolución y el hilo conductor de la novela. Me ha faltado más desarrollo en este elemento para hacerlo creíble del todo. Como aspectos positivos cabe destacar el ya mencionado ritmo de la novela, además de una trama que engancha. No suelo leer novela policíaca porque me aburre. Necesito que la novela esté muy, muy bien escrita para poder terminarla y sentir que he disfrutado, y quizá por eso me muestro tan inflexivo en esta crítica. Pero es que El honor es una mortaja me ha gustado. Me ha gustado tanto como para recomendarla, a pesar de lo ya comentado.


La novela deja tramas de largo alcance abiertas para siguientes entregas del inspector Herodoto Corominas. La segunda novela, ya publicada en Alrevés editorial y titulada Siempre pagan los justos, mejora considerablemente en cuanto a calidad narrativa. Además esta segunda novela entra en el terreno de la novela negra. Carlos Bassas es un autor que demuestra un aprendizaje enorme y una evolución ascendente a través de cada obra. Además de lo diferenciado de su estilos en cuanto a novela policíaca/negra e histórica/fantástica. Si tenéis curiosidad por el autor pero el tema japonés de las aventuras de Aki no os llama, El honor es una mortaja está repleto de asesinatos, crímenes y un inspector con un pasado oscuro. En resumen, lo que un buen libro de novela políaca debe tener.

2 comentarios:

  1. Hola de nuevo! (hoy voy a leer tres entradas tuyas XD) Que razón en lo de "divinizar" a los autores, yo lo hago constantemente hasta que hablas con ellos y ves que son personas como tu o cualquiera con una habilidad artística fascinante que hace disfrutar a los demás. No soy muy de novela policíaca tampoco, pero la parte de la estructura y el aikido me ha llamado la atención. Se ve interesante, pero si empiezo con el autor tengo claro que será con El misterio de la gruta amarilla, que me llama mucho más. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho deberías empezar con "Aki y el misterio de los cerezos" que es la primera parte. Aunque "El misterio de la gruta amarilla" es autoconclusiva. Es una buena elección.

      Eliminar