domingo, 11 de diciembre de 2016

El problema de los tres cuerpos, de Cixin Liu


De El problema de los tres cuerpos se ha hablado mucho, y más que se hablará. Y ya no solo me refiero al meagustado o nomeagustadismo, sino a que es una novela que da para reflexionar en muchos aspectos. A nivel de calidad como obra, a nivel de repercusión, a nivel de género. Desde su publicación en castellano han salido una serie de reseñas, críticas y reflexiones de lo más interesantes (algunas negativas y otras positivas). Además le dedicamos un Neo Nostromo, y un The Spoiler Club Por lo tanto me ha sido imposible no contaminarme ligeramente con la opinión de otras personas cuyo criterio respeto mucho. Por mi parte, hice una primera reseña para el canal de Youtube que os enlazo aquí mismo donde hacía una reflexión previa. Esta reseña es esa opinión desarrollada.

Aviso: es posible que ciertos aspectos que comento de la trama se puedan considerar spoilers o le quiten ciertos momentos de sorpresa a la trama.

La trama comienza con Ye Wenjie durante la Revolución Cultural China donde ve morir a su padre, ejecutado por crímenes contra dicha revolución. Ella es una inteligentísima física teórica y acaba siendo invitada por el propio gobierno a participar en un proyecto secreto llamado Costa Roja. Después damos un salto temporal y conocemos a Wang Miao, un nanotecnólogo que se involucrado en un asunto gubernamental bastante intricado. Las cosas empiezan así, del lado de Miao, desde el punto de vista del que no sabe absolutamente nada y experimenta los nuevos sucesos con inocencia y desconocimiento. O al menos a eso juega Cixin al principio, ya que Miao hace cierta trampa. Se conecta a un videojuego online de realidad virtual titulado El problema de los tres cuerpos en el cual va tratando de solucionar ciertos problemas matemáticos en un mundo trisolar. Un videojuego que solo podría existir en China, todo hay que decirlo. Y digo que hace trampa porque Miao sabe cosas que no se le cuentan al lector, por lo que pueden crear confusión. No sé si es justificar o un argumento sin peso, pero los que han leído la trilogía entera me dicen que espere, que al final todas las piezas encajan y los huecos y vacíos del primer libro se llenan. Pero como también he leído y escuchado por ahí, esto no es excusa para que una novela no tenga una buena estructura.

El problema de los tres cuerpos se publicó por entregas en China, y posteriormente se recogió en una novela. Esto permitió a Cixin poder tomar decisiones en tiempo real, y al revés, a Ken Liu, traductor al inglés, reordenar ciertos capítulos. Por eso creo que es una novela difícil de valorar en un primer libro y en una primera lectura. Es una obra que se ha visto sometida a ciertas circumstancias que la hacen más volátil de lo normal. Eso sin contar que es una novela china, y que, aunque Cixin ha reconocido en varias entrevistas que sus inspiraciones principales son los autores clásicos de CF anglosajona (Clarke, Asimov...), no podemos evitar reconocer tropos de la literatura asiática. Nuevas formas de entender a los personajes, la estructura misma del libro, la narrativa, etc. Por otro lado, la novela adolece de los grandes defectos de la CF clásica, es decir: a nivel narrativo, los personajes importan poco, y el peso de la narración se lo lleva la especulación y la trama. El ritmo es lento y muy irregular, y a veces resulta cargante. Por otro lado, el componente de sentido de la maravilla es tan espectacular, la especulación es tan bestial, que muchos lectores entre los que me incluyo, pasamos por alto estos defectos. Cixin Liu quizá no sepa hacer personajes creíbles (algo que ya ocurría en sus relatos), pero desde luego tiene una imaginación tan desbordante que hacen que El problema de los tres cuerpos sea una de las novelas más impactantes de CF que he leído en años. Ah, y mencionar que en castellano tenemos una traducción excelente del chino, a cargo de Javier Altayó. Lujazo.

Por lo tanto El problema de los tres cuerpos es una novela de ideas, que presenta conceptos, reflexiones y conclusiones sorprendentes, originales y muy "blowminding" (que te explota la cabeza, vamos). Es cierto que no es una novela demasiado contemporánea a nivel narrativo, parece escrita en otra era de la CF, pero tengamos en cuenta sus méritos: ¿cuántas obras de CF china vemos traducidas al inglés? ¿Y al castellano? ¿Cuántos escritores se atreven a escribir textos personales, sin tener en cuenta las tendencias comerciales? ¿Cuántos escritores chinos se atreven a atacar con críticas tan feroces al gobierno chino y a su política? Para mí, esta novela no es perfecta, pero trata temas y tiene un contexto tan interesante que me parece una de las obras más interesantes de la CF, y desde luego una de mis mejores lecturas de este año.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

A Taste of Honey, de Kai Ashante Wilson


A Kai Ashante Wilson le seguía desde hace algún tiempo. Las novelas cortas que publica Tor han sido la excusa perfecta para abordar al curioso autor, y en este caso ha sido con A Taste of Honey (aunque The Sorcerer of of the Wildeeps también pinta muy, muy interesante). El caso es que Kai Ashante presenta una obra tremendamente atípica, y todavía más raro aún es que la haya publicado en una de las editoriales de fantasía y ciencia ficción más grandes (si no la más grande) de EE.UU. Es una novela situada en un mundo de fantasía donde ocurre alguna otra obra del autor, que podría considerarse de fantasía épica, ¿romántica? ¿eso existe? Pero desde luego lo que está claro es que es una novela romántico. Un momento, no salgáis huyendo. Lo mejor está por llegar. Es una novela de romance homosexual, donde la relación amorosa de dos hombres se desarrolla a lo largo de sus 100 y pico páginas. Y es una verdadera delicia.

Los que me seguís por aquí sabéis que no soy lector de romántica, y aunque me gusta salir de mi zona de confort, tampoco suelo alejarme mucho. Pero lo cierto es que esta historia lo ha valido. Me explico. Yo me esperaba una historia de fantasía épica con componente romántico en ella, y ha sido lo contrario, es decir, es una novela romántica con el envoltorio de fantasía épica. El worldbuilding es espectacular e interesantísimo, presentando tribus, clanes, un pasado repleto de leyendas y mitología. Quizá en lo que más hincapié se hace es en los roles de género de las culturas de la novela, demostrando que la fantasía (épica) no es solo pura aventura y entretenimiento, sino que sirve para reflexionar sobre temas a la orden del día. Cada cultura tiene una profundidad digna de una trilogía de 800pgs por tomo. Y lo mejor es que lo hace en 150. Aqib y Lucrio se enamoran, pero cada uno tiene una cultura diferente y sus contextos les impiden (o por lo menos hacen difícil) su relación. Mientras que el guardia tiene libertad sentimental total, el joven "príncipe" no, y de hecho, una relación gay es lo peor que puede hacer. Ambos tienen que maniobrar y esquivar una gran cantidad de obstáculos para verse y acostarse, o simplemente para estar juntos. 

En el relato no solo se aborda el romance, como ya he comentado, no se deja de lado los aspectos de worldbuilding (que imagino que junto a la otra novela ambientada en este mundo, amplían mucho más lo que sabemos de él), como por ejemplo los poderes mágicos que tienen algunos personajes. Las intrigas palaciegas tampoco se quedan atrás, ofreciendo otro prisma a la lectura. Además, como quizá ya hemos visto en alguna novela de fantasía como las de Ken Liu, la tecnología y aspectos tecnológicos e incluso de ingeniería, se tratan de forma inteligente y aparentemente "sencilla". La trama cada vez va tomando una atmósfera más opresiva, más desesperada, ya que Lucrio tiene que dejar la ciudad donde ha conocido a Aqib 10 días después de su primer encuentro. Kai Ashante es un maestro de construir la historia desde 0 hasta una dimensión bastante grande, dejando caer perlas de información en conversaciones o en segundo plano que al final componen el grueso de la historia. Debo reconocer que se me hace un libro dificilísimo de recomendar, que quizá solo un lector ansioso de originalidad, de algo que rompa las convenciones y de una forma de narrar atrevida y personal puede disfrutar. Pero qué os voy a decir, el ritmo de la narración decae en algunos momentos pero en general me ha parecido un texto más que interesante de un autor que voy a seguir muy, muy de cerca.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Verbum, relatos fantásticos en español, de VV.AA.


Ah, echaba de menos que uno de los libros de Fata Libelli estuviera por el blog. Aunque lo he leído todo, por una u otra razón, las reseñas no han acabado llegando (que lo harán. Como buen suscriptor de esta fantástica editorial digital, hace unos días recibí en mi Kindle la esperadísima VERBUM, la primera antología de autores nacionales que publica la editorial. Debo disculparme aquí con mis lectores pues, aunque he leído el 100% del catalogo de esta editorial, no lo he reseñado todo en el blog (aunque los borradores de las reseñas existen, por ahí). Mi intención es recuperar esos borradores, para que de alguna forma sirvan como recomendación para que os intereséis más por los trabajos publicados en Fata Libelli. Dicho esto, vamos con la reseña.

Verbum es una antología que recoge una variedad curiosa de hombres y una mujer (lo siento, tenía que mencionarlo). Desconozco si las editoras acudieron a los autores o viceversa, pero el caso es que hay algunos nombres a los que no estaba tan acostumbrado. El libro inicia con un relato de ¿terror? de Pilar Pedraza, en cual una niña (una niña gótica) viste y actúa diferente al resto de su sociedad, una que parece estar ambientada en una España franquista. El relato, para que os hagáis una idea, me ha traído recuerdos de textos de Cristina Fernández Cubas, en el que un texto que empieza con una nota de realismo cotidiano y en el que el fantástico va a hacer presencia de un momento a otro. Pilar Pedraza es una autora curiosa, a menudo ignorada por el fandom por lo especial y diferente de sus textos, pero una vez que te metes en sus historias te da la sensación de que, primero, hace fácil lo difícil, y segundo, tiene muy, muy claro, lo que quiere contar. La gótica es una excelente puerta de entrada (y como reclamo también funciona) a una antología que cada vez pinta mejor.

Seguimos con mi segundo relato preferido, el de José Antonio Cotrina, y es que los que me seguís desde hace tiempo sabéis que admiro mucho a este escritor Oscuros es un relato que... bueno, mejor lo leéis. Pero me llevo reflexiones profundas de la lectura. ¿Qué es el olvido? ¿Qué significa desaparecer? ¿Y si hay algo más con nosotros? Puro terror, en ocasiones he sentido escalofríos y es que Cotrina con este relato brilla. Excelente texto con un ritmo y una narrativa impecables. El siguiente es Jesús Cañadas con Su olor a jazmín. El listón está alto, pero es que Jesús Cañadas tiene algo, una suerte de conexión eléctrica con el lector que consigue una empatía y una inmersión en la historia casi desde la primera página. Con su particular estilo que recuerda a Pronto será de noche, Jesús nos somete a una historia claustrofóbica, agobiante y aterradora. Una de esas que no te dejan respirar ni cuando las sueltas. Y aquí hay un pequeño parón. Venimos de tres relatos que son 10/10, y los dos siguientes, el de Roberto Bartual, y el de Luis Carlos Barragán me han dejado algo más frío. Aunque he ido a relato por día, no he podido evitar sentirme ligeramente decepcionado. No me entendáis mal, ni de lejos son malos relatos, pero uno de ellos no lo he entendido y me ha dejado una sensación desagradable de incomprensión, y el otro me ha dado un poco igual. A pesar de esto, Quimera, y Amada de antaño son relatos escritos con oficio, pero cuya temática y estilo no me han acabado de convencer.

Great King Girl, de Weldon Penderton recoge ese testigo de los primeros relatos y nos sorprende con un relato que, aunque de ritmo irregular, es alucinante. Uno de los que más he disfrutado, primero por descubrir a un nuevo autor, y segundo porque el relato es mereceror de cualquier elogio. Con El camino, de Ricardo Montesinos vamos a un subgénero de la ciencia ficción poco explorado por mí: la space opera. Mi anterior incursión con Montesinos fue en Terra Nova 3 con Prolang, y aquí no decepciona, aunque el relato no llega a ser tan brillante. Es un relato divertido, apasionante y muy entretenido. Y finaliza la antología con Añoranza de lo que no fue, de Mauro Hinojosa, un relato al que me ha costado mucho entrar, que una vez dentro he disfrutado, pero que no puedo evitar pensar que con un inicio algo diferente hubiera sido mucho más entretenido. Me da la sensación de que el texto se queda corto con lo que quiere contar y que no funciona demasiado bien como relato (¿quizá novela?). Si llega a salir una novela de aquí, desde luego que la leeré.

Verbum es una antología que por lo general es excelente. Una atrevimiento que muchos esperábamos desde hace tiempo., que presenta unos textos que, supongo que por preferencias de la editorial, tienen atmósferas oscuras, algunos de ellos siendo por entero cuentos de terror. Muy, muy recomendable lectura para conocer autores en lengua castellana excelentes y probar un poco de todo. A mí se me ha hecho corta, y desde luego espero un Verbum 2. Cruzo los dedos.

domingo, 27 de noviembre de 2016

The Spoiler Club #28 - The Neon Demon

Este lunes 21, a las 22h, emitimos en directo el programa #28 del The Spoiler Club, sobre The Neon Demon. Os dejo el enlace al vídeo para que podáis verlo en diferido, y más abajo el enlace a la versión audio, para los que preferís una versión podcast.

VERSIÓN AUDIO



El día 30 de noviembre emitiremos el programa en directo #29 sobre El problema de los tres cuerpos, de Cixin Liu (Nova/Ediciones B). ¡Os esperamos!


miércoles, 23 de noviembre de 2016

5 motivos para leer "Filos mortales", de Joe Abercrombie



Se acaba de poner a la venta Filos Mortales, la esperadísima antología de Joe Abercrombie ambientada en el mundo de la Primera Ley. Una antología que contiene relatos ambientados en, o entre, las seis novelas actuales que componen este mundo: La voz de las espadasAntes de que los cuelguenEl último argumento de los reyes, La mejor venganza, Los héroes, y Tierra Rojas.

1.Puerta de entrada a Joe Abercrombie
Si os da miedo entrar en el mundo de Abercrombie, sigo considerando que Filos Mortales es una puerta de entrada estupenda. ¿Spoilers? Puede, aunque no los llamaría así. Sí que hay situaciones, hechos, o personajes que se mencionan y que quizá le puedan restar cierto factor sorpresa a alguna novela, pero en general me parece una estupenda forma de iniciarse al autor. Con todo lo que conforma al autor concentrado en relatos cortos. Lo dicho, una excelente forma de entrar a conocer la obra del autor.

2. El mundo de la Primera Ley 
Si por algo muchos nos enganchamos a Joe Abercrombie, fue por sus historias ambientadas en ese mundo grimdark, con Logen, Glokta, o Nicomo Cosca. Un mundo duro, un mundo de barro. La antología no solo nos devuelve a este mundo, sino que recupera tramas de otras novelas, se ambienta en sucesos que en las anteriores obras se mencionaban de pasada, y desde luego, vuelve a ese tono suyo tan cínico, con ese humor de crítica bestial, con esos personajes descabellados, y con ese estilo inspirado en grandes obras.

3. Los personajes
Antes casi se me escapa, pero si algo hace grande las novelas de Joe Abercrombie son sus carismáticos y cabronazos personajes. Y aquí vuelve Glokta, al que muchos llamaban el Tyrion de Abercrombie. Un despiadado inquisidor que va por la vida tullido y rencoroso, pero que en su vida anterior era un espadachín de renombre, vanidoso e insensato. 

4. Abercrombie desatado
Después de leer la trilogía de El Mar Quebrado me quedé con ganas de ver un Joe Abercrombie más adulto, más desatado, más brutal, más violento. En Filos Mortales vamos a encontrar todo eso y más. Personajes retorcidísimos, situaciones que nos va a hacer estremecer, un estilo de escritura especialmente bueno. Hay relatos que son una pura maravilla, como pequeñas dosis de grimdark concentradas. Además, y como punto 4.1, ¿quién es capaz de charlar con Abercrombie y no engancharse ipso facto a leer su obra? 

5. Mala leche
Aunque ha quedado implícito en los anteriores puntos, quiero destacarlo a parte. Joe Abercrombie es un autor con mala leche. Sus personajes, sus tramas, el estilo, todo está cargado de cinismo, de un giro rebuscado para fastidiar y a la vez atrapar al lector (¿os acordáis del final de Antes de que los cuelguen?). Joe ha parodiado los clichés de la fantasía, los ha recogido y los ha retorcido. Su inteligencia demostrada en varios Celsius y charlas denota que sabe lo que hace, y no solo eso, sino que lo hace con un conocimiento de causa que pocos autores de fantasía actuales tienen.


¿Y vosotros, por qué recomendaríais leer Filos mortales, o la obra de Abercrombie?

lunes, 21 de noviembre de 2016

Cuentos desde el otro lado, de VV.AA.



Ya sabemos que una antología de varios autores es algo complicado. Tanto desde la edición como para el lector. Es muy difícil que nos gusten todos los relatos, hay variedad, tanto de calidad como de temática. Es mi caso con Cuentos desde el otro lado, editada por Nevsky y de cuya selección se ha encargado Concha Perea (autora de La corte de los espejos y profesora de escritura creativa en Factoría de Autores).

Cuentos desde el otro lado se presenta como una antología de la nueva literatura española. Es más, en su sinopsis dice que es New Weird, reflexionando precisamente sobre este subgénero. Bien, olvidad esto, porque os puede llevar a confusión y a buscar algo que realmente no está. Los relatos de esta antología son, en líneas generales, más de fantasía urbana, aunque hay excepciones. Otros son directamente fantasía más clásica y hay alguno de ciencia ficción. Weird, puede, nueva literatura, no lo sé. Supongo que este apelativo viene a los nombres que acompañan la antología: Guillem López, Aranzazu Serrano, Concepción Perea, Marc Pastor… Algunos más nuevos que otros, pero desde luego es la actual generación de escritores de género fantástico que está pegando fuerte.

La irregularidad de la antología es quizá lo que más me ha chocado. Contiene algunos textos que me han parecido maravillosos, junto a otros que son todo lo opuesto y que chocan porque, en mi honesta opinión, no hay por dónde cogerlos. Aún así, y a pesar de esta primera pequeña decepción, debo decir que la antología presenta una idea interesante, que es la de reunir autores veteranos (Pastor, o Biedma) con otros que están despuntando o llevan pocas obras publicadas para tratar de buscar un nexo común, un hilo conductor. Este fue el tema que más de cabeza me trajo al terminar el libro. ¿Dónde está el tema común de los relatos? ¿Por qué unirlos en esta antología? Desde luego no se trata de temática, sino lo ya dicho, es más un sesgo quizá, generacional. Aunque esto es una conclusión personal que no tiene demasiado fundamento. Y además, me estoy repitiendo. Creo que es un punto muy positivo el hecho de que la antología tiene una variedad temática bastante grande, como ya he dicho, pasa de ciencia ficción a fantasía urbana, fantasía, alguno weird, y varios tipos más de subgéneros.

Por otro lado me parece importante mencionar lo arriesgado del proyecto de Nevsky. Parece que publicar autores nacionales es un deporte de riesgo para las editoriales, y todavía más si lo sumamos a una antología. Vamos, un proyecto valiente, interesante, atrevido, pero a la vez es algo suicida. Yo por ello creo que Nevsky se merece un empujoncito por parte de nosotros, los lectores, con este proyecto. Para que siga creciendo, así como lo hicieron los Terra Nova, o los Ácronos en su momento, por mencionar dos antologías.

En definitiva, creo que Cuentos desde el otro lado es una antología que busca su camino, que no acaba de tener clara su finalidad, pero que presenta una serie de relatos interesantes con un proyecto que puede llegar a ser puntero y de referencia. Presentar autores emergentes de calidad, que publican textos experimentales y atrevidos, en un momento en que la industria editorial se atreve poco o nada a publicar, y que parece que solo las editoriales independientes están dispuestas a tratar de arriesgar. Por mi parte, felicitar a Concha y a Nevsky por la antología, pero también un empujón y una palmada en el hombro, para que este proyecto sea el primero de muchos, y mejores.


 

lunes, 14 de noviembre de 2016

The Warren, de Brian Evenson


X cree que es uno de muchos que ya han descendido antes que él. Su memoria se va empantanando, pero todavía hay mucho que sabe, como por ejemplo que se encuentra solo. Entonces encuentra a alguien, alguien herido, y X decide darle cobijo y trata de revivirle. Una tarea harto complicada, tanto como tratar de unir las piezas del puzzle, ya que en esta novela, X puede que tenga la memoria manipulada, por lo que no es un narrador fiable, aunque es el único narrador. Algo que hace que la lectura sea muy interesante a la par que intrigante y exigente. The Warren, de Brian Evenon, es una novela corta de ciencia ficción publicada en la colección de Tor.com. Pero esta historia no se queda solo en "ciencia ficción", ya que tiene una gran cantidad de elementos, que podrían ir desde el weird hasta el propio terror al estilo del film Moon.  Brian Evenson tiene un estilo perturbador y muy potente que se combina para crear imágenes impactantes al mismo tiempo que hace avanzar una trama de misterio, intriga y mentiras. Los dobles sentidos, o la desconfianza continua hacia el narrador hacen que el relato sea inmersivo desde la primera página, y que la angustia que siente X se contagie rápidamente al lector. La paranoia, o el carácter psicótico que presentan los personajes es chocante, y resulta en una ambientación y una atmósfera asfixiantes. 

El ritmo de The Warren es lento, y su trama es exigente, yendo atrás y adelante continuamente, mareando al lector a propósito y generando todavía más sensación de ansiedad. Según la memoria de X se va volviendo más "problemática", Evenson acelera el ritmo tanto de la trama como de la narración. En definitiva, me ha resultado un experimento narrativo muy eficaz y que conmigo ha funcionado a la perfección. La trama es compleja y se desarrolla muy bien a pesar de la corta longitud del texto. The Warren se sitúa entre mis lecturas preferidas de la colección de Tor.com por todo lo antes mencionado. Una gran recomendación, pero eso sí, repito, tened paciencia y poned de vuestra parte, es de esas lecturas que exigen esfuerzo. Un esfuerzo bien recompensado. 

miércoles, 12 de octubre de 2016

Sólo el acero, de Richard Morgan


Sólo el acero, de Richard Morgan es una novela de fantasía épica (o heroica) protagonizada por Ringil Eskiath, un antiguo héroe que se ha dado a las drogas, a la bebida y al sexo. Un noble desheredado por ser homosexual, algo considerado una ofensa por su padre. ¿Qué es la fantasía épica sin batallas? ¿Sin héroes? ¿Sin grandes hazañas? ¿Qué ocurre cuando las grandes batallas han pasado, la paz se ha instaurado, y ahora las luchas se libran al sonido de las monedas y el rasgar de los papeles? Ringil recuerda con nostalgia amarga la batalla que le hizo héroe, la batalla de la Quebrada del Patíbulo. Pero es eso, un recuerdo. Richard Morgan nos presenta una novela de héroes caídos en la monotonía, en la desgracia. Casi como veteranos de guerra que intentan reinsertarse en la sociedad tras terminar su trabajo. Uno es un mafioso, el otro un proxeneta, Ringil es un mercenario que vende sus historias y su espada por pequeños trabajos mal pagados.

Richard Morgan ataca unas cuestiones siempre ocultas y nunca tratadas en la fantasía épica. ¿Qué ocurre después de la épica? ¿Qué ocurre cuando nuestros héroes se hacen mayores? ¿Y si hay paz? Autor de Leyes de mercado y Carbono alterado, ambas en Gigamesh, Sólo el acero, traducida por Manuel de los Reyes y publicada en Alamut es la primera de una trilogía, la cual ha quedado interrumpida temporalmente en España. Y digo temporal porque me niego a pensar que ha muerto. Richard Morgan deja de lado los estereotipos de la fantasía y nos muestra un lado oscuro y perverso, incluso degenerado, como el propio Ringil dice en varias ocasiones. Ringil es un héroe que cree en la justicia, pero vive en un tiempo oscuro, desubicado, en el cual su espada no le sirve de nada. Tiene muy mal temperamento y es extremadamente violento. El resto de personajes tienen sus taras, como Archeth, una mitad humana mitad kiriath, es decir, una mulata, que encima es lesbiana, o Egan, un gran héroe nómada que sufre un intento de regicidio. Los personajes de Solo el acero recuerdan que todo tiempo pasado fue mejor, y el presente les abruma, por eso cuando se presenta una oportunidad de usar sus habilidades marciales, no lo dudan.

Hoy en día parece que la fantasía épica se ha agotado, y que las novelas están más regidas por un realismo sucio (tirando más al grimdark, con autores como Abercrombie), dejando de lado esa épica de los grandes héroes y las grandes batallas que podíamos encontrar en Malaz. Richard Morgan precisamente tuerce estos conceptos de la fantasía épica y recoge los clichés más característicos para deformarlos a su gusto, ofreciendo una obra que reflexiona sobre la propia épica, sobre el papel del héroe, y sobre toda esa narrativa sanguinaria, desde un punto de vista "post" épica. Es decir, después de los heroico. Richard Morgan es un gran narrador, sin nada que envidia al ya mencionado Joe Abercrombie, o a otros de los grandes en la narrativa de la fantasía como Sapkowski o Rothfuss (por lo narrativo, repito, no por lo temático). Aún así, Morgan va más allá, con un lenguaje políticamente incorrecto, escenas de sexo explícitas que harán incomodarse a más de uno, y situaciones que cuestionan los límites de nuestra propia moral. Todo esto aderezado de algunos de los mejores diálogos que he encontrado en una novela de fantasía. Sólo el acero es una novela que puede leerse de forma independiente, ya que cierra el arco principal de la primera novela. No obstante deja arcos abiertos, aunque no demasiado grandes, para las siguientes novelas. Por lo que el autor tuvo el acierto de estructurar una trilogía con tres obras que se puedan leer sin necesidad del todo. Una suerte para Alamut. Para finalizar la reseña, no quisiera cerrar sin destacar el impresionante trabajo de Manuel de los Reyes con la traducción, donde se le nota en plena forma, y es que el texto de Richard Morgan es todo un desafío que su traductor supera con creces. Esperemos que Alamut recupere esta fantástica trilogía, y que además recupere al mismo traductor.

martes, 4 de octubre de 2016

The Dream-Quest of Vellitt Boe, de Kij Johnson


Lo he dicho en numerosas ocasiones, pero Tor.com es mi editorial anglosajona preferida. No solo porque (casi) todo lo que están publicando desde hace unos años es un must read (quizá su línea juvenil no me atrae demasiado, y en fantasía tienen cosas un poco tostón), pero que estén apostando por una cantidad de autores noveles tan amplia y generando un catálogo variadísimo, repleto de tonalidades, la convierte en una editorial digna de admiración. El caso es que a veces, por muy interesante que parezca un título, nuestros gustos personales entran en conflicto y eso es justo lo que me ha pasado con The Dream-Quest of Vellitt Bo, de Kij Johnson. Una novella corta interesantísima, con un enfoque original de la mitología lovecraftiana (sí, todavía se puede), y que por su sinopsis tenía una pinta estupenda. Vellitt enseña en la escuela para mujeres Ulthar Women’s College y cuando una de las alumnas más talentosas desaparece, le toca emprender una aventura para rescatarla. Una novela repleta de referencias lovecraftianas (a mí pesar, hasta la saciedad, tanto que incluso llegan a cansar), pero que ofrece un enfoque menos oscuro sobre estos paisajes, y a la vez siguen fascinando por su misterio e intriga. Me ha recordado mucho a la novela de Daryl Gregory, Harryson Squared, pero claro, aquí la comparación no le hace bien a la novela de Kij Johnson, ya que la anterior mencionada la supera con creces, tanto en narrativa, como en argumento, personajes y humor. El caso es que debo estar harto de los mitos lovecraftianos porque lo que pintaba como un interesante y nuevo enfoque, me ha resultado más aburrido de lo esperado. Por otro lado, la historia no está mal, la protagonista principal, la profesora Vellitt tiene sus cosas buenas, pero cuando notas que la trama se parece demasiado a una sencilla partida de rol, con sus jefes, sus batallas lineales y poco más, creo que el global pierde. Para añadir algo positivo, decir que la historia está muy bien escrita, es entretenida y a pesar de lo que pueda parecer, no se me ha hecho pesada de leer, y qué narices, quizá vuestra percepción lectora es completamente opuesta a la mía.

viernes, 30 de septiembre de 2016

Nightshades, de Melissa F. Olson


Antes de hacerme con Nightshades, de Melissa F. Olson, leí algunas sinopsis y blurbs (algo inusual), y me sorprende la definición de la obra: paranormal thriller, o gritty urban fantasy. Es decir, un thriller paranormal o fantasía urbana sucia u oscura. Esto me animó a pedir el libro. Lo que yo no sabía es que implicaba vampiros. Nadie me avisó de los vampiros y a mí los vampiros no me atraen. En cualquier caso, Nightshades es una novela que mezcla vampiros y FBI, una novela donde estas criaturas mitológicas existen, algo conocido por todo el mundo. El FBI por lo tanto ha creado una división especial, dedicada en exclusiva a tratar con las amenazas que suponen estos bichos chupasangre. Además tienen como tarea complementaria recoger información sobre los mismos para aprender sobre ellos y mejorar las defensas contra ellos. Esta división de FBI se llama Bureau of Preternatural Investigations y está distribuida por diferentes lugares de EEUU. Nightshades se centra en la división de la BPI de Chicago donde suceden una serie de secuestros y varios miembros de la división han sido atacados por vampiros. Por esta razón la división de Chicago está en el punto de mira y Alex Mckenna se convierte en el líder de esta división, reclutando a un buen equipo y ocupándose del tema de los vampiros.

La narrativa tiene una atmósfera que me ha recordado a obras como True Detective. Oscura, repleta de mitología. Y a la vez tiene lo mejor de la novela negra. Policías amargados, tramas oscuras como el alma humana, espejos donde los personajes reflejan lo peor de sí mismos. Pero en ningún momento olvida cierto punto de acción, de thriller, incluso de aventuras. La novela tiene un toque de misterio que no me esperaba y que reconozco me ha enganchado mucho. Además los personajes están muy trabajados, son profundos, tienen aspectos que enganchan al lector, y es, para mi sorpresa, fácil empatizar con ellos. Es una lectura intensa, una lectura apasionante (creo que es la primera vez que uso esta palabra), pero que se me ha quedado en un quiero y no puedo, en un "podría haber sido más" que me ha dejado un amargo sabor de boca que no he podido evitar. No me entendáis mal, la novela es muy, muy buena. Además deja el final abierto para una segunda (o más) novela(s). Lo tiene todo, buenos personajes, buen ritmo, buena trama, imaginación... Pero no he acabado de conectar. Quizá haya sido algo muy mío, ese yo que no me deja disfrutar tranquilo de las novelas con vampiros. Quién sabe. En cualquier caso, tengo que empezar a montar el altar para rezar al que decidió inaugurar estas publicaciones breves en Tor.com, porque son maravillas. Fantasía urbana a la Dresden, ambientación oscura, y estilo de novela negra. 

miércoles, 28 de septiembre de 2016

La tierra que pisamos, de Jesús Carrasco


Intemperie me pareció una novela sorprendente, decente, bien escrita y que bebía de una tradición española que quedaba reflejada tanto en la trama como en el estilo. Pero con La tierra que pisamos en las páginas que he leídome he encontrado con una novela pobre, que no sabe qué quiere ser, y que contiene una narrativa mucho más mediocre que su predecesora. Desde luego puedo imaginar que la publicidad que obtuvo Jesús Carrasco antes y después de publicar su primera obra, han generado unas expectativas tanto en el público y la crítica como en él como escritor. El caso es que siempre que me siento a redactar unas notas sobre una lectura que no me ha gustado, conlleva consecuencias negativas, y en general suele ser gente molesta por el texto, pero mi experiencia con esta novela no me permite escribir algo positivo. Quiero dejar tan solo unos apuntes, no me apetece perder demasiado tiempo con este libro, suficiente le he dedicado ya leyendo sus páginas. Jesús Carrasco abusa de un error que considero de base para un escritor, corrector, traductor, y en general cualquiera que se dedique a las letras. Los adverbios terminados en -mente. El propio Stephen King decía que si un escritor necesita tirar de estos adverbios es porque su construcción narrativa es pobre. Por lo que es un mal escritor. Él trataba de no poner ni uno solo de estos adverbios. Parece que Jesús Carrasco se ha emperrado en llevarle la contraria a Stephen King. Cito:

"He permanecido tumbada, con la mirada detenida en las vigas de haya que sustentan el techo, apretando fuertemente las sábanas en busca de una firmeza que el lino, tan sutil, me ha negado"
¿Lo veis, no? Además de un par de comas un poco opcionales, este fragmento empieza en la cuarta línea de la primera página de la novela y ya tenemos un fuertemente que se podría sustituir por un "con fuerza" (por poner un ejemplo) y dejar el texto más limpio. En las siguientes tres páginas hay bastantes más de estos ejemplos, como preferiblemente, someramente, repentinamente... Y todo esto en el primer capítulo.

Mi ejemplar de la biblioteca de Copenhague.

Me gusta la temática que intenta recuperar esos escenarios y temas de Miguel Delibes, con un aire a pobreza, a campo, a trabajo, y a sudor. Pero creo que en esta obra el autor no se cree a si mismo, tira más por el artificio que por una base sólida. Prefiere decorar el texto con palabras y estructuras que no funcionan, antes de dar prioridad a una estructura que funcione y a una narrativa que sea leíble. Me sorprende que la crítica alabe a un libro que no se entiende a sí mismo, un libro hasta donde he leído, confuso, borroso, que da bandazos de un tema a otro. Jesús Carrasco es de los pocos autores realistas que me interesan, pero La tierra que pisamos es, hasta donde he leído, una novela fallida que no se aguanta por ningún lado. Veremos la siguiente.

Visitando librerías de Copenhague

Lo dicho en el título. Un vídeo que hace meses que llevo editando y que me apetecía muchísimo subir. ¡Disfrutad del tour virtual!

lunes, 26 de septiembre de 2016

Trilogía Lyonesse, de Jack Vance [Reseña y fotoreseña]


Hace unas pocas semanas, la editorial Gigamesh reeditó 4 novelas de Jack Vance. Lámpara de noche, una novela de ciencia ficción, y la trilogía completa de Lyonesse. Esta trilogía me hace especial ilusión por dos razones: la primera es el estuche donde viene la trilogía completa, un "objeto" que hará las delicias de los coleccionistas. Además es una trilogía de fantasía a la cual le tengo mucho cariño y que ya reseñé en su momento en el blog, por aquí os dejo enlace a El jardín de Suldrun. La trilogía se compone de la mencionada El jardín de Suldrun, La Perla Verde y Madouc. La trilogía se ambientan en las Islas Elder, situadas al norte del mar Cantábrico, cerca de Inglaterra. Estas islas hoy en día ya no existen por una inundación. En las Islas Elder existe la magia de inspiración Celta, así como una fantasía más cercana al cuento de hadas de Robert Holdstock, que a la fantasía de Tolkien. La edición de Gigamesh es un estuche con esta trilogía completa en edición Ominum, es decir, formato libro, pero sin ser letra diminuta, a un precio de 24€. Sí, 23€ por tres libros. 

Me apetecía traeros una fotoreseña como las de antaño, ahora que estoy más a tope con el canal de Youtube. Por desgracia yo no tengo la trilogía en Dinamarca, sino que la tiene en su poder mi hermana, por lo que me ha hecho unas fotos estupendas que os dejo por aquí. Además os quiero hacer una mini reseña de cada volumen para que sepáis qué tipo de lectura es Lyonesse. 





Aquí tres imágenes del estuche con las tres impresionantes cubierta sque hizo Corominas en su día. Una de mis preferidas junto a la de Robert Holdstock y alguna que otra de Canción de Hielo y Fuego. Lo cierto es que tener estos tres volúmenes en un estuche es un sueño húmedo de cualquier coleccionista.


El jardín de Suldrun (1983) es la primera novela de la trilogía de Lyonesse. Ambientada en las Islas Elder, en el golfo de Vizcaya, es decir, en el mar Cantábrico. Casmir, el rey de Lyonesse, está conspirando contra los reinos vecinos, pero todo se empezará a complicar por culpa (o gracias) a su hija, la princesa Suldrun, una chica tozuda, que no cumple los estándares supuestos para una princesa y que se empeña en llevar la contrario de aquello que no considera correcto. Vance es un narrador minucioso que gusta de recrearse en detalles. Además no se corta a la hora de representar escenas violentas, que, aunque las narra con gran naturalidad, no dejan de ser chocantes. Por otro lado este primer volumen tiene una atmósfera muy cercana a la ya mencionada novela de Bosque Mitago, de Holdstock, o a novelas artúricas de fantasía de los años 80. Por suerte no recuerda demasiado a una partida de rol, a diferencia de otras obras, sino que es más una reconstrucción de un mundo fantástico, su cultura, sus leyes, su política, y su día a día. Este primer tomo parece más juvenil que el resto de la trilogía, quizá porque nuestra protagonista, Suldrun, es todavia una adolescente (o ni eso), revelde, en plena búsqueda de su personalidad. Vance no abruma con elementos de su mundo, sino que los va introduciendo lentamente. Por ello la magia, o los chamanes (por citar dos), no entran hasta que la novela ha avanzado y nos hemos situado. Es un tipo de novela de fantasía que recuerda a las novelas de Robin Hobb, narrativa cuidadísima, mundo que evoluciona, vive y se va formando lentamente, y personajes entrañables con los que nos vamos a pasar horas. Os dejo con la reseña completa.



La perla verde (1985) es el segundo volumen en la trilogía de Lyonesse. En este volumen la narración se centra casi exclusivamente en el Rey Aillas y como trata por todos los medios de mantener la paz en las Islas Elder, contrarrestando los intentos de Casmir y el Mago Timorello. De nuevo volvemos a vivir viajes épicos, intrigas palaciegas, grandes batallas entre reinos, y algo nuevo, viajes a otras dimensiones. Además hay un misterio central en la obra y esa "Perla verde". Esta segunda novela mejora muchos elementos de la primera. Para empezar no adolece de un ritmo más lento para introducirnos a un mundo nuevo, ya estamos familiarizados con los personajes, además de que tiene mucha más acción que el primero. La perla verde comienza donde termina El jardín de Suldrun. Esta novela tiene una vertiente mucho más de aventuras que su predecesora, lo que ayuda a que el ritmo de lectura sea mucho más frenético. Además las cosas empiezan a ponerse bastante feas y el lector, que ya empatiza con los personajes, está inmerso en una "liada parda" considerable. Por otro lado, la novela adolece del hecho de que Vance se olvide del resto de protagonistas para centrarse más en este otro personaje. Además el ritmo narrativo tiene un par de saltos un poco extraños, con capítulos que podríamos calificar de "relleno". En cualquier caso, es una novela de atmósfera, con aventuras, batallas, acción, y todo lo que una buena novela de fantasía necesita.



Madouc (1989), tercer libro de la trilogía y el final de nuestro viaje. Novela que recoge el nombre de la niña Madouc, que es la hija de una hada, intercambiada por el joven Dhrun y que termina siendo princesa de Lyonesse. Vance hace algo titánico, cierra todos los los hilos de las novelas anteriores para terminar el que para mí es el libro más entretenido y divertido de toda la trilogía, es decir, las intrigas de Casmir, los acontecimientos de las Islas Elder, las batallas de magia que en este libro cobran dimensiones bastantes épicas, y más. Como lector, me preocupaba que Vance no fuera a ser capaz de cerrar todas las tramas, pero ha demostrado ser un autor con tablas, al no forzar demasiado los argumentos y darles un final merecido. La estructura de esta novela difiere totalmente de las dos anteriores, dándole un aire más independiente de la trilogía. Madouc apenas aparece en las dos novelas anteriores, siendo aquí protagonista. Por otro lado este libro retoma una narrativa más lenta, más pausada, algo que la novela necesita para resolver sin prisa ciertos nudos narrativos. En definitiva, una mezcla experimental en cuanto a estilo narrativo y temas muy curiosa y que seguro que choca en el sentido positivo a más de un lector.





Para concluir esta reseña-fotoreseña decir que la trilogía de Lyonesse es una obra que pide al lector una lectura pausada, con calma, de inmersión. La atmósfera ochentera de fantasía post-tolkeniana es algo que personalmente me atrae sobremanera, pero que hoy en día, abocados como estamos a la fantasía grimdark, a autores como Sanderson o Sapkwoski, es posible que no sea del agrado de todos los lectores. Creo que es un tipo de literatura que pide amor por los clásicos (y eso que es tan solo de los años ochenta), que pide amor por mundos fantásticos con historias clásicas de princesas, del bien y del mal, de reinos enfrentados. La trilogía de Lyonesse es una estupenda lectura para volver a esa fantasía repleta de mitos y leyendas. Un Jack Vance desatado y de mis preferidas del género fantástico.

jueves, 15 de septiembre de 2016

Tan poca vida (A little life), de Hanya Yanagihara



Voy a tratar de ser lo más breve posible. Porque me interesa exponer mis ideas con claridad, y por llevarle la contraria a esta novela que precisamente hace todo lo contrario. A veces tengo la sensación de que leo un libro completamente distinto a otra gente. Tan poca vida de Hanya Yanagihara (Lumen, 2016) es el nuevo boom de esta reentre. Un libro que viene con premios bajo el brazo y con una crítica prácticamente positiva en todos lados. Yo, por lo menos, no he visto ni una sola crítica negativa. Esto afecta a las expectativas del libro. Sumando esto a que vi a la autora en el festival de literatura del museo Louisiana, en Humblebaek y me pareció interesante y una autora con las cosas claras y la cabeza bien amueblada. El caso es que lo que me he encontrado ha sido algo confuso y poco trabajado.

En Tan poca vida asistimos a la vida y relación de cuatro amigos en Nueva York. Nada más. Me interesaba sobre todo ver como Yanagihara desarrollaba la personalidad de los personajes, y cómo presentaba a cuatro hombres oscuros, fracasados, pero que a pesar de todo mantienen eso tan preciado llamado amistad. El caso es que el libro tiene 1.040 páginas. Y me parece una exageración tremenda en cuanto a longitud para el tipo de historia que nos cuenta la autora. Esto ha derivado en algo irremediable, me he aburrido. Y cuando un libro me aburre, me cuesta muchísimo recuperarlo. Este año ya van dos novelas largas, ganadoras de premios,  con gran crítica que me aburren. Tan poca vida está bien escrito, es una novela con grandes personajes, pero no me ha resultado interesante. Si esto es culpa o no del libro, no lo sé, aunque yo diría que es una percepción personal como lector.

Hay fragmentos cautivadores, eso es cierto. Un 20% del libro, aproximadamente, es muy, muy bueno. La prosa es buena, el ritmo es bueno, y en general avanza bien. Pero la autora parece dar vueltas una y otra vez sobre lo mismo, otorgando una cantidad enorme de detalles e información que no aportan nada. La experiencia con este libro ha sido curiosa, y sé que estoy en minoría, pues en general está gustando, y va a gustar, y preveo un aluvión de reseñas y críticas positivas. Por eso creo que es un libro interesante para crear debate literario.  La edición de Tan poca vida de Lumen es una pasada, como nos tiene acostumbrados este sello de Penguin Random House. Me ha gustado mucho la traducción de Aurora Echevarría, a la que admiro, porque no debe haber sido fácil traducir estas 1.000 páginas. Hanya Yanagihara es una autora con talento, con cosas a contar, y con buena mano para la escritura. Espero que a partir de Tan poca vida se ponga a escribir algo con contenido, algo que realmente quiera expresar. La popularidad ya la ha conseguido, con una campaña de márketing brutal. Yo, por mi parte, espero su novela. Una novela que realmente me haga vibrar, que es lo que esperaba precisamente de esta lectura.

Nota: esta reseña está dentro de la iniciativa #LeoAutorasFantásticas y #LeoAutorasOct

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Vigil, de Angela Slatter


Angela Slatter es una autora de cuentos, de relatos cortos, en su mayoría. Desde hace unos años ha ido ampliando sus textos, como podemos ver en varias novellas publicadas en editoriales como Of Sorrow and Such, en Tor.com, o en antologías varias. Vigil (Jo Feltcher Books), es su primera novela (de unas 350pgs), y forma parte de una trilogía titulada “Verity Fassbinder”. Aprovecho para remitiros al número #4 de la revista digital Supersonic, donde dediqué un artículo a la autora, además de una reveladora entrevista.

Vigil es una novela que podríamos encajonar dentro del subgénero de la fantasía urbana. Pero encajonar nunca me ha gustado (a pesar de que salga una chica alada en la portada y tenga reminiscencias de “otra novela de ángeles urbanos más”). Vigil, aunque suene a frase ultra manida, ofrece algo diferente y algo que no se suele encontrar en las novelas de fantasía urbana corrientes: originalidad y buena narrativa. Si algo he destacado siempre de Angela Slatter, es su increíble habilidad narradora. Juegos de palabras, construcción de imágenes sin recurrir a treinta mil adjetivos o repeticiones (algo muy común en inglés). Vigil es una novela de fantasía oscura con estructura de thriller ambientada en Brisbane, Australia. El mundo de Vigil lo habitan los Weyrds y los Normals, los cuales tratan de coexistir bajo las normas de Bela, Verity, y DI Rhoda McIntyre. El caso es que algo interrumpe una aparente calma, un misterio, que los protagonistas deben resolver.

Verity Fassbinder es la protagonista de esta novela (y podemos deducir que de la trilogía entera). Es un personaje peculiar, sardónico, y muy carismático. La personalidad de Verity es quizá de los puntos más fuertes de libro, demostrando que Angela sabe construir personajes repletos de claroscuros y con una moral indefinida. Sumado a esto, Verity no es un personaje especialmente complicado de entender. Creo que es fácil empatizar con ella, pues se podría decir que es “simple”. Con esto quiero dar a entender que su personalidad está tan bien definida, que no cuesta trabajo entenderla, por lo que leer la novela se hace más agradable. El resto de personajes de la novela están igual de bien construidos, con sus diferentes facetas y claroscuros. En conjunto, el fuerte de la novela, además de la narrativa, lo forman los personajes.

Pero eso no es todo lo positivo de la obra. El worldbuilding, como he comentado, se centra en Brisbane, ciudad real, la cual se imbuye de toda esta fantasía. Estamos acostumbrados a ver ciudades norteamericanas, o Londres, inundados de magia. ¿Pero qué ocurre con el resto del mundo? Así como ya hacía Sergio Morán con su El dios asesinado en el servicio de caballeros (Fantascy, 2016), con Barcelona, Angela Slatter lo hace con esta ciudad australiana. Creo que lo bien que la autora conoce el lugar le da una profundidad muy interesante a la ambientación, creando una atmósfera muy interesante.

Pero no es oro todo lo que reluce. La novela de Angela Slatter tiene una carencia a la cual no le veo solución. La autora es una verdadera maestra en escribir cuentos, y eso ha perjudicado la novela. El estilo es denso, cargado de información, con una narrativa que requiere gran atención y que cuesta desenvolver. Esto, para un relato, es perfecto, pero para una novela, supuestamente thriller, hace que sea un suplicio leer ciertos fragmentos. Aún así, si te gustan los retos, el lenguaje que pueda parecer recargado, tremendamente lírico, y en definitiva, un estilo cuidadísimo, Vigil es tu novela.

Para finalizar, mencionar que la trama me ha parecido original, y muy inteligente. Angela Slatter no es precisamente una maestra del estilo vertiginoso del thriller, pero sí de la ambientación. De la intriga. Del misterio. De todas formas, creo que la trama de Vigil engancha, sorprende y muchas veces coge desprevenido al lector. Quizá me han descolocado algunas referencias a la cultura australiana, pero que una vez debidamente investigadas, proporcionan más jugo al relato. En definitiva, Vigil es una novela muy interesante, con carencias, pero cuyos puntos positivos destacan e inclinan la balanza. Desde luego, Angela Slatter es una autora que pisa fuerte, cuya narrativa es de esas fácilmente identificables en un texto.

Nota: esta reseña está dentro de la iniciativa #LeoAutorasFantásticas y #LeoAutorasOct

martes, 13 de septiembre de 2016

Destellos de luna. Pioneros de la ciencia ficción japonesa, de Daniel Aguilar



La ciencia ficción japonesa parece que vive de unos cuantos tropos. Algunos clichés vistosos como monstruos enormes, grandes robots o desarrollo de tecnologías bélicas que en muchas ocasiones van de la mano con diferentes tipos de poderes psíquicos o fuerzas paranormales. Muchos hemos crecido con Mazinger Z y Doraemon, dos tipos diferentes de robots, pero robots al fin y al cabo. En Destellos de luna. Pioneros de la ciencia ficción japonesa, Daniel Aguilar hace un repaso exhaustivo y minucioso de los origines de la ciencia ficción nipona hasta mediados de los años 60 del siglo pasado. Daniel revisa la literatura, el cine y el manga, los tres pilares en los que se sustenta este género. El ensayo, de unas 400 páginas, lo ha publicado la editorial asturiana, Satori. La edición cuenta con una cantidad enorme de material gráfico, así como la propia calidad de edición a la que nos tiene acostumbrados Satori.
Es sencillo situarse en el contexto histórico debido a las referencias históricas y al tipo de discurso de Daniel Aguilar, saltando de autor en autor, comentando la época histórica y qué autores occidentales eran influencia en ese momento. El libro está dividido en cinco partes diferenciadas, con una introducción que resuelve de un plumazo el nacimiento del fantástico y la ciencia ficción en Japón, desde los primeros mitos nipones en la literatura hasta las primeras obras que iban surgiendo con modestia. La siguiente sección habla sobre la especulación bélica de lo extraño, la amenaza extranjera que se cierne sobre el país, es decir, Occidente. Hay que pensar que el colonialismo japonés, con las guerras sino-japonesas estaba en pleno apogeo. Hay un capítulo dedicado por entero a la figura de Jizzo Unno, además de varias de sus obras traducidas por primera vez al castellano y que son casi inéditas incluso en japonés. La segunda Guerra Mundial deja mella en Japón, Godzilla, el terror nuclear, se cierne sobre el país en forma de monstruo gigantesco, y la ciencia ficción especula y se adapta a ello, tanto de forma bélica como filosófica. Japón ha perdido, pero las nuevas generaciones de japoneses todavía pueden defender el país. La tecnología maravillosa y mágica acude para socorrer a Japón.


martes, 6 de septiembre de 2016

Cold-Forged Flame, de Marie Brennan


Imaginad que os despertáis rodeados de gente que os observa con hostilidad, con reverencia, y con temor. No recordáis nada, ni quién sois, ni cómo habéis llegado allí, ni de dónde venís. Pero sí que hay ciertas acciones o pensamientos que fluyen solos. La confusión es enorme, pero hay otra amenaza, y esto sí que lo podéis afirmar. Esa gente os ha traído allí, os ha encadenado, y os pide un trato. Un trato en el que no tenéis oportunidad de elegir. Conseguir un objeto a cambio de respuestas, y quizá, la libertad. O quizá a cambio de nada. La protagonista de Cold-Forged Flame vive todo esto en las primeras páginas de esta novella publicada por Tor.com en su estupenda colección de novelas cortas a la que estoy tremendamente aficionado y a la que doy prioridad en mi pila. Textos de entre 60 y 200pgs máximo que son puras delicias en el 70% de los casos.

Pero volvamos con este relato. Marie Brennan es la autora de una popular saga de fantasía sobre dragones, cuyo primer título, A Natural History of Dragons sonó bastante en su día. Por lo que sé, lleva ya 4 títulos publicados en esa saga. Cuando empecé a leer Cold-Forged Flame no reconocía a la autora, y fue investigando para la reseña cuando di con esto. El caso es que esta novela corta es muy original, imaginativa, está muy bien estructurada y aunque es relativamente simple, ha conseguido cautivarme y engancharme. Es simple, tenemos a un personaje que no recuerda nada y es enviada a una misión de la cual tampoco sabe nada. En ese viaje, va recuperando fragmentos de su memoria para llegar a un clímax final que, bueno, podría haber sido diferente. Da la sensación que Brennan deja la puerta abierta a nuevas entregas en este mundo, que, la verdad, se antoja bastante extenso. (Esto está confirmado con Lightning in the Blood, que saldrá el 25 de abril de  2017). La forma de este final quizá no me ha convencido tanto, me ha parecido demasiado deliberado, demasiado obvio. Como si literalmente escribiera un “bueno, hasta el próximo libro, nos vemos luego”. Quitando ese detalle, la obra deja una sensación satisfactoria. Es una historia entretenida, bien manejada, con un ritmo estable que va in crescendo. Da la sensación que Marie Brennan sabía desde el principio cómo, cuándo, y dónde situar a los personajes y situaciones del relato, y eso es cierto que a veces deja entrever los andamiajes del relato. Por otro lado se maneja muy bien para dar pequeñas perlas de información sobre el worldbuilding. En definitiva, una novella muy interesante, que se vuelve adictiva, pero que parece más introductoria hacia algo grande que otra cosa. Yo, desde luego, tengo unas ganas tremendas de seguir con esta saga de Marie Brennan. Un gran descubrimiento.

Nota: esta reseña está dentro de la iniciativa #LeoAutorasFantásticas y #LeoAutorasOct

jueves, 1 de septiembre de 2016

Slipping, de Lauren Beukes


Que soy un admirador del trabajo de Lauren Beukes no es un secreto. Desde que Las luminosas se publicó en castellano por RBA y traducida por Pilar Ramírez, ha sido un descubrimiento que no me ha dejado de dar sorpresas. Broken Monsters (Monstruos rotos, en Siruela), fue una de mis novelas preferidas de 2014. Por lo que al ver que Beukes publicaba nuevo título este año, no podía no hacerle un hueco en el blog. Slipping, como bien dice el título, es una antología de textos de ficción y de no ficción. Hay poemas, relatos, novela corta, y ensayos. Además los géneros son variados, pues hay relatos costumbristas, y otros claramente de ciencia ficción (incluso cyberpunk). El orden de los relatos (tengo la manía de leer las antologías en orden, nunca me salto nada), está especialmente bien pensado, pues crea un discurso muy interesante, además de que la narrativa, según avanza el libro, va mejorando. Si algo me ha sorprendido siempre de Beukes, es su capacidad para tocar diferentes géneros y temas, y transmutarlos en un estilo propio. Ciencia ficción, terror, novela negra, fantasía. La hibridación de géneros es algo que siempre he destacado de esta autora sudáfricana. Y por ello, una antología de cuentos suyos, creo que es la mejor forma de empezar con su obra. Otro punto a favor de Lauren Beukes, es que casi todos sus protagonistas son mujeres y suelen tener el desarrollo de una problemática interior que no suelo leer en personajes masculinos. Es decir, el foco del personaje se centra en otro tipo de problemas personales o de identidad. Los relatos tratan temáticas como corporaciones gubernamentales, los efectos de la televisión o las redes sociales en la cultura, y sobre todo la violencia doméstica o de género. Sumando esto a que sus cuentos suelen ocurrir en Sudáfrica (otros en Japón, o Pakistán), estos elementos la convierten en una autora tremendamente interesante.

«Dehumanizing is not only something that other people do to you. It can be self-inflicted, too. Switch off the light behind your eyes. Focus on the lowest rungs of Maslow. Get through the day, however you can.»

En general, los relatos tienen un tono oscuro, decadente, que muestran ese universo que ya hemos conocidos con Las luminosas o Monstruos rotos. Personajes que sobreviven, personajes rotos, mundos rotos. En cuanto a la parte de no ficción, reconozco que iba con prejuicios, pero me ha sorprendido muchísimo encontrar piezas realmente interesantes, como por ejemplo cómo empezó la autora a trabajar como periodista. En especial el texto titulado All the Pretty Corpses, donde hace una crítica durísima a los medios de comunicación y su manera de exponer a las víctimas de asesinato (en especial mujeres) y cómo esto fue la semilla de su conocida Las luminosas. En definitiva, creo que Lauren Beukes sabe de lo que habla. Son temas sociales actuales que nos afectan a todos, independientemente del país en el que vivamos. Tanto en ficción como en no-ficción, Beukes demuestra ser una autora comprometida con la sociedad. Algo que empiezo a echar de menos en la ciencia ficción actual.

Os recomiendo visitar la web de la autora para ver qué textos entran en la antología, además de más información sobre la obra.

Nota: esta reseña está dentro de la iniciativa #LeoAutorasFantásticas y #LeoAutorasOct