martes, 12 de enero de 2016

Madrid:frontera, de David Llorente

Madrid ha cambiado. Madrid ya no es una ciudad donde se puede vivir. Si habéis leído a Orwell, a Huxley o a Bradbury, sabréis de qué hablo cuando digo que las ciudades y sus sociedades cambian, se vuelven agresivas y se canibalizan. David Llorente crea un mosaico oscuro y húmedo, una Madrid que no es la Madrid que conocemos, pero que a su vez, en esencia, sí lo es. Madrid: frontera es atemporal, una metáfora o una novela sobre el futuro al que nos acercamos irremediablemente. Los días pasan y nuestro protagonista es poco menos que un títere sin alma. La estructura de la obra es especial, original es un adjetivo que se queda corto. Es especial, extraña, inusual. Y me ha dejado impresionado.

En Madrid:frontera se cuenta la historia de una Madrid que no existe, pero puede llegar a existir. El cómo es algo que os dejo descubrir a vosotros. Esta novela de ciencia ficción distópica tiene un ritmo regular que permite una cómoda lectura de una estructura peculiar. David Llorente, como ya dejó claro en su Te quiero porque me das de comer no es un autor común en cuanto a narrativa y estructura se refiere. En esta novela, David deja a un lado lo experimental en exceso para centrarse en pulir y dibujar una historia profunda y cruda. Su estilo acentúa lo desasosegante de la historia que cuenta en Madrid:frontera.

David Llorente, en toda su crudeza e irreverencia me ha recordado a ese Cenital de Emilio Bueso. Madrid:frontera va más allá, con una estructura sólida y que cierra un arco argumental. Con un mensaje claro y directo. Con un irreversible efecto espejo, donde todos nosotros nos vemos reflejados a través de un filtro de suciedad, polvo y sudor. Una novela de ficción donde no parece haber ficción alguna. Las calles sin nombre se ciernen sobre el lector creando un efecto claustrofóbico que a la vez que agobia, impide soltar la novela. El lector necesita terminar la lectura para quitarse ese miedo, esa congoja que como una paparra se nos ha pegado en la mente. Uno no puede dejar Madrid:frontera a medias, debe terminarla, debe saber qué ocurre al final. Debe llegar al final. Pero ¿y si al final no hay más que la realidad, dispuesta a devolvernos a la conciencia de un duro golpe?



Madrid:frontera es tan novela negra como aquella fantástica Blade Runner era ciencia ficción. Ciencia ficción y novela negra han ido a menudo de la mano, en las novelas de Phillip K Dick. Madrid:frontera tiene goteras de realidad, con las que nos vamos a mojar, a través de las cuales sopla un viento de gélida realidad. Es una novela desasosegante regida por un diálogo que parece interior entre dos personajes cuyas personalidades se van construyendo a lo largo de la obra. David Llorente mira a los ojos a la maldad y la crueldad humana y la plasma en cada una de las páginas que vamos a leer. No hay esperanza, no hay ideales, no hay nada más que pobreza y pérdida. No sé quedarme con algo de la novela, ya que el prisma que forman todos los elementos me ha dejado con el corazón en un puño. Destrozado y maltrecho. Esos personajes, esas calles, esas escenas. David Llorente ve más allá. El futuro es oscuro, el futuro es húmedo y acuoso, sucio. El futuro es tan negro como que Madrid tiene playa, y esta vez no es artificial. Tan negro como que serías capaz de abusar a un niño por robar un mendrugo de pan mohoso de un contenedor de basura. 


3 comentarios:

  1. Hola :) Estoy realmente anonadado, esperaba una pedazo reseña (por tus comentarios en redes sociales) y me encuentro con esto, dejándome flipando en colores y con ganas de leer algo como esto, que me transporte a un relato negro y crudo con un estructura especial y única, algo que me suele interesar bastante. Apuntado quedo, con mucha prioridad. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He visto que tenía un comentario y he pensado en ti ;) Jo, gracias por tu comentario. Son estas las cosas que te animan a seguir leyendo, Daniel. Creo que te va a sorprender, es un novelón.

      Eliminar
  2. Tiene muy buena pinta. No conocía al autor.

    ResponderEliminar