miércoles, 20 de abril de 2016

La saga de Hrolf Kraki, de Poul Anderson


¡Vikingos! ¡Vikingos! Desde luego, hace unos años que esta palabra está de moda. Por un lado, mi yo historiador se retuerce, pues como de costumbre lo implícito en esa palabra no son más que un cúmulo de clichés alimentados por la cultura popular. Por otro, mi yo friki está feliz como unas castañuelas pues se están recuperando obras muy interesantes, como La saga de Hrolf Kraki y se están publicando muchas otras de gran calidad, como Neimhaim. Todas ellas aprovechando el tirón de la moda, o inspiradas en ella, en eso no me voy a meter ni me parece demasiado criticable. El caso es que cuando me vine a vivir a Dinamarca yo no conocía nada de este país excepto por un detalle, hacía unos años que había leído La saga de Hrolf Kraki, de Poul Anderson y sabía que en este país lo daneses eran herederos de una cultura muy fuerte como era la vikinga. Claro que lo que me encontré al llegar no tenía absolutamente nada que ver (excepto que Thor es uno de los nombres más comunes para hombre).

Por eso que Alianza recupere este clásico es para mí algo especial. La saga de Hrolf Kraki¸de Poul Anderson, es una adaptación de una de las sagas más conocidas para los que estudian o están interesados en cultura nórdica. Antes dejadme aclarar qué es un vikingo. Un vikingo era un granjero o comerciante escandinavo que se embarcaba para saquear. En el momento que cogía su arma y se montaba en el barco, era vikingo, y en el momento en que bajaba volvía a ser ese comerciante o granjero escandinavo. Punto aclarado, vamos a hablar del libro.

El libro narra la historia de Hrolf, rey que consiguió traer un período de paz a Dinamarca y unificó el país estabilizándolo. La novela no es una narración al uso, pues es una adaptación de un poema, y sigue respetando un lenguaje que a muchos puede recordar a Tolkien por lo arcaico de algunas construcciones. Salvando las distancias, claro, Anderson le confiere un lenguaje mucho más moderno. Anderson reconstruye a partir de la saga islandesa el mito del personaje (que no la veracidad histórica del mismo), por lo que Gunnvor narra toda esta historia en los salones del rey Aethelstan. El libro está dividido en varios capítulos largos que narran diferentes historias. La primera parte está dedicada a Frodhi, el cual asesina a Halfdan, abuelo de Hrolf. Hroar y Helfi consiguen escapar de las garras de Frodhi y planean la venganza según van creciendo. Magia, costumbres paganas y una tierra dura y fangosa nos reciben en este primer capítulo repleto de tensión y drama. La historia sigue con Hroar y Helgi como protagonistas y sus penurias para volver a su tierra y reclamar lo que es suyo. En esta parte de la historia incluso aparece Beowulf. La narración sigue saltando a otros personajes y localizaciones, como Uppsala, en Suécia y su rey brujo Adhils, el mítico Bjarki (conocido en las sagas por ser un bersekir).

En definitiva, La saga de Hrolf Kraki¸ es una novela excelente para seguir alimentando el mito de los vikingos desde su lado más fantástico. Monstruos, brujos, magia, espadas mágicas (ay, Tolkien) y una tierra llamada Dinamarca repleta de misterios que sigue intrigando a muchos lectores. La violencia en la novela es algo común y hay escenas y situaciones realmente crudas. La venganza era algo común y necesario en la cultura nórdica, pues era necesario para restaurar el equilibrio. Y sobre todo, unas gentes cuya meta era el honor y el reconocimiento, pues eso significaba ser recordado de por vida. Lee Runas (Alianza) presenta una edición muy cuidada, con traducción de Lorenzo Martín muy arriesgada y fiel a la obra original. Una lectura fabulosa, repleta de barro, espadas, barbas trenzadas, drakkars y mucha bruma. Alzad vuestra jarra de hidromiel y vamos de viaje con Hrolf Kraki.

1 comentario:

  1. Hola :) Pues me quedan ahora mismo unas 40 páginas (por falta de tiempo y silencio para leer) pero me esta gustando mucho, ese aire de leyenda que le da cuando estas leyendo es diferente a lo que estaba leyendo y me esta dando un soplo de aire fresco. Lo que no me esperaba era la aparición de esa magia desconocida, de esos monstruos o verracos gigantes, de magia elfica escondida o de espadas especiales. Un abrazo^^

    ResponderEliminar