domingo, 11 de diciembre de 2016

El problema de los tres cuerpos, de Cixin Liu


De El problema de los tres cuerpos se ha hablado mucho, y más que se hablará. Y ya no solo me refiero al meagustado o nomeagustadismo, sino a que es una novela que da para reflexionar en muchos aspectos. A nivel de calidad como obra, a nivel de repercusión, a nivel de género. Desde su publicación en castellano han salido una serie de reseñas, críticas y reflexiones de lo más interesantes (algunas negativas y otras positivas). Además le dedicamos un Neo Nostromo, y un The Spoiler Club Por lo tanto me ha sido imposible no contaminarme ligeramente con la opinión de otras personas cuyo criterio respeto mucho. Por mi parte, hice una primera reseña para el canal de Youtube que os enlazo aquí mismo donde hacía una reflexión previa. Esta reseña es esa opinión desarrollada.

Aviso: es posible que ciertos aspectos que comento de la trama se puedan considerar spoilers o le quiten ciertos momentos de sorpresa a la trama.

La trama comienza con Ye Wenjie durante la Revolución Cultural China donde ve morir a su padre, ejecutado por crímenes contra dicha revolución. Ella es una inteligentísima física teórica y acaba siendo invitada por el propio gobierno a participar en un proyecto secreto llamado Costa Roja. Después damos un salto temporal y conocemos a Wang Miao, un nanotecnólogo que se involucrado en un asunto gubernamental bastante intricado. Las cosas empiezan así, del lado de Miao, desde el punto de vista del que no sabe absolutamente nada y experimenta los nuevos sucesos con inocencia y desconocimiento. O al menos a eso juega Cixin al principio, ya que Miao hace cierta trampa. Se conecta a un videojuego online de realidad virtual titulado El problema de los tres cuerpos en el cual va tratando de solucionar ciertos problemas matemáticos en un mundo trisolar. Un videojuego que solo podría existir en China, todo hay que decirlo. Y digo que hace trampa porque Miao sabe cosas que no se le cuentan al lector, por lo que pueden crear confusión. No sé si es justificar o un argumento sin peso, pero los que han leído la trilogía entera me dicen que espere, que al final todas las piezas encajan y los huecos y vacíos del primer libro se llenan. Pero como también he leído y escuchado por ahí, esto no es excusa para que una novela no tenga una buena estructura.

El problema de los tres cuerpos se publicó por entregas en China, y posteriormente se recogió en una novela. Esto permitió a Cixin poder tomar decisiones en tiempo real, y al revés, a Ken Liu, traductor al inglés, reordenar ciertos capítulos. Por eso creo que es una novela difícil de valorar en un primer libro y en una primera lectura. Es una obra que se ha visto sometida a ciertas circumstancias que la hacen más volátil de lo normal. Eso sin contar que es una novela china, y que, aunque Cixin ha reconocido en varias entrevistas que sus inspiraciones principales son los autores clásicos de CF anglosajona (Clarke, Asimov...), no podemos evitar reconocer tropos de la literatura asiática. Nuevas formas de entender a los personajes, la estructura misma del libro, la narrativa, etc. Por otro lado, la novela adolece de los grandes defectos de la CF clásica, es decir: a nivel narrativo, los personajes importan poco, y el peso de la narración se lo lleva la especulación y la trama. El ritmo es lento y muy irregular, y a veces resulta cargante. Por otro lado, el componente de sentido de la maravilla es tan espectacular, la especulación es tan bestial, que muchos lectores entre los que me incluyo, pasamos por alto estos defectos. Cixin Liu quizá no sepa hacer personajes creíbles (algo que ya ocurría en sus relatos), pero desde luego tiene una imaginación tan desbordante que hacen que El problema de los tres cuerpos sea una de las novelas más impactantes de CF que he leído en años. Ah, y mencionar que en castellano tenemos una traducción excelente del chino, a cargo de Javier Altayó. Lujazo.

Por lo tanto El problema de los tres cuerpos es una novela de ideas, que presenta conceptos, reflexiones y conclusiones sorprendentes, originales y muy "blowminding" (que te explota la cabeza, vamos). Es cierto que no es una novela demasiado contemporánea a nivel narrativo, parece escrita en otra era de la CF, pero tengamos en cuenta sus méritos: ¿cuántas obras de CF china vemos traducidas al inglés? ¿Y al castellano? ¿Cuántos escritores se atreven a escribir textos personales, sin tener en cuenta las tendencias comerciales? ¿Cuántos escritores chinos se atreven a atacar con críticas tan feroces al gobierno chino y a su política? Para mí, esta novela no es perfecta, pero trata temas y tiene un contexto tan interesante que me parece una de las obras más interesantes de la CF, y desde luego una de mis mejores lecturas de este año.

4 comentarios:

  1. Excelente reseña que comparte en gran parte. Eso sí, no recuerdo esas trampas,esos detalles q Miao no debería conocer... ¿a qué te refieres? SPOILER ALERT en tu respuesta, supongo. Gracias mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me refiero a que parece saber más de lo que aparenta, cuando entra al juego por ejemplo.

      Eliminar
  2. Hola Alex :) Hoy he pasado de puntillas por el primer párrafo un poco de las conclusiones finales. Tengo claro que DEBO leerlo, todos de los que me fió en cuanto a criterio más o menos coincidís, así que es un must. No creo que caiga ya este año, pero para 2017 seguro que si. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
  3. Hola, buenas. La verdad que ha sido de las que más me han gustado de este año. Por cierto, piensas hacer un post como el del año pasado con las novelas de fantasía-ficción del próximo año que tienes en el radar?? Me resultó MUY interesante y útil. Saludos.

    ResponderEliminar