viernes, 21 de abril de 2017

The Emperor's Railroad, de Guy Haley


The Emperor's Railroad es una novela corta de Guy Haley publicada en Tor.com. Su secuela, The Ghoul King ya la tengo leída y en breve caerá también la reseña. No tengo demasiado que comentar sobre esta obra, pero me apetece señalar un par de detalles, así que la reseña va a ser cortita (que tampoco está nada mal). 

Esta novela no tiene nada demasiado destacable excepto el mundo que ha creado el autor. El estilo es plano y repetitivo, los personajes no son demasiado interesantes (y tampoco conseguimos que nos importen demasiado), la trama es un tanto ridícula, pero si algo me enganchó e hizo que me interesara la novela fue la construcción del mundo, el cual parece un personaje propio y genera decenas de preguntas interesantísimas. Esto no es algo que me suela ocurrir. Es cierto que el lore de una obra me interesa muchísimo (ahí tenemos esa vena Sanderson), pero lo que más me tira de un libro es el estilo y una trama misteriosa bien llevada (no de misterio, sino con intrigas).

En The Emperor's Railroad se nos cuenta la historia desde el punto de vista de Abney, un anciano que recuerda su juventud cuando se encontró con Quinn, un caballero. La novela es el viaje de Quinn escoltando a Abney y a su madre de las ruinas de su pueblo en Pennsylvania a otra ciudad en Ohio. No queda nunca demasiado claro, pero este mundo futuro postapocalíptico está plagado de criaturas y monstruos de fantasía, y la construcción y descripción del entorno aportan un grado de inmersión tremendo. La trama es básicamente eso, un viaje donde aparecen monstruos. La casi nula presencia de personajes femeninos tampoco ayuda a que la historia tenga color, la madre de Abney apenas aparece como decorado. Y esto unido a que la trama es, como ya he dicho, ridícula, hacen de esta lectura una experiencia extraña. Lo que quiero decir es que no recuerdo que me haya ocurrido nunca lo de leer una novela por inercia de descubrir más sobre su trasfondo. Me dan igual los personajes, y lo que ocurre, necesito saber qué hay tras el telón de fondo. Este sentimiento ha sido tan potente que me he leído la segunda novela de esta ¿trilogía?. Desde luego no es un libro que recomiende, y es de los peores libros que he leído en Tor.com con diferencia, pero oye, tiene su qué y me lo he terminado, que ya es más de lo que puedo decir de muchos otros libros que me han gustado incluso menos. Pero repito, no lo recomiendo.

lunes, 17 de abril de 2017

Amatka, de Karin Tidbeck





Amatka, de Karin Tidbeck (Nevsky, 2016), llega en el momento adecuado. La editorial Nevsky presenta la traducción de la primera novela de la autora sueca en un tiempo donde parece que estamos reviviendo cierta revitalización de la CF distópica y ucrónica. No hace mucho teníamos la adaptación de El hombre en el castillo a TV, y este mismo abril se estrena la adaptación de El cuento de la criada, de Margaret Atwood. Y es que Amatka, citando a SergiViciana parece ser una distopía soviética.

Amatka responde a la cuarta colonia o ciudad humana del mundo. Es un mundo que no es el nuestro, pero desde luego es muy parecido. Tiene algunas curiosidades centradas en el lenguaje, como que las palabras definen la realidad, es decir, hay que marcar todo con su definición escrita, y mencionarla constantemente para probar la realidad de ese objeto o lo que sea. ¿Os suena de algo? Desde luego es un acercamiento a la distopía muy de Orwell y Huxley. Pero aquí viene la complejidad, no es el significado lo que da sentido al significante, sino al revés. Por lo que la realidad tangible está supeditada por completo al lenguaje. Esto quiere decir que cambiar una sola palabra puede cambiar la realidad por completo, lo que podría poner en peligro la estabilidad no solo de la colonia Amatka, sino de algo mucho más grande. Quizá incluso de la propia existencia.

¿Complicado? Para nada. Y aquí viene lo grande de Amatka, Karin Tidbeck nos introduce a estos conceptos tan complicados con mucha mano, utilizando ejemplos, situaciones y contextos, y no tira de infodumps ni de explicaciones directas. Los personajes interactúan entre ellos y a partir de ciertas relaciones, entendemos los conceptos. Hay capítulos que funcionan a modo de relatos para introducir diferentes conceptos o personajes, y esto lo he achacado a la calidad de relatista de la autora. Karin Tidbeck es la autora de la antología de cuentos Jagannath que también publicó Nevsky y que, aunque me parece mucho más redonda que Amatka y más recomendable para entrar en la autora, creo que tiene ciertos puntos en común, ya no solo de estilo, sino de temática.



Amatka también tiene cosillas que no me han gustado, como la introducción de personajes arquetípicos que solo sirven a un propósito puramente argumental y que carecen de la humanidad o profundidad que uno necesitaría para considerarlos “personas”. El lector comprende que son “cosas” y le importa un rábano lo que les ocurra. También me parece interesante la mirada hacia el Estado/Gobierno de Karin Tidbeck. Recordemos que es sueca, y Suecia tiene un modelo de gobierno envidiable. Escandinavia es esa región inhóspita a medio camino entre Europa y los antiguos estados soviéticos. Es decir, los cuatro estados que he mencionado antes, son comunistas sin tapujos. Tras tres años de vivir en Dinamarca (que diría que es el país menos escandinavo de Escandinavia), uno entiende todavía más el motivo de esto.

En Amatka el trabajo ha de ser constante para evitar la degradación de la colonia. Ya sea porque los materiales se desgastan rápidamente o porque es necesario refrescar continuamente el lenguaje. Creo que el libro sufre de algo parecido, y es que como os he dicho Tdibeck es una excelente relatista, pero creo que la novela sufre en la extensión, y Tidbeck parece que trata de solventar este problema tratando de unir pequeños mini-arcos argumentales a modo de relato que le van insuflando vida según el lector podría ir cansándose. No sé si es una estructura ideal para una novela, pero aunque es un pelín torpe, me ha funcionado. Además, da la sensación que la autora se ha dejado cosas en el tintero, que se ha contenido por no agobiar, o quizá por dejar espacio para la reflexión. En cualquier caso, la edición de Nevsky es excelente, con una traducción pulida de Marian Womack y una ilustración de Zuri Negrín que es una gozada. Desde luego, no puedo dejar de recomendar esta novela. Karin Tidbeck es la promesa sueca de la fantasía.

martes, 11 de abril de 2017

El final del día, de Claire North


La última novela de Claire North, El final del día, supuso un parón en la pila para adentrarme en otro texto de la carismática autora inglesa. El "efecto novedad" además de que desde la editorial inglesa me enviaron un ejemplar para reseñar, pues me tiré de cabeza. De Claire North he leído Las primeras quince vidas de Harry August, novela a la que le dedicamos un The Spoiler Club (y que quizá algún día acabe mis notas y publique la reseña por aquí), además de las tres novelitas cortas tituladas The Serpent, The Thief y The Master. Además el año pasado ganó el Premio Ignotus 2016. El caso es que con estos precedentes yo tenía suficiente confianza en la autora como para ni siquiera dudar de si la novela iba a gustarme o no. Estaba seguro de que sí.

El final del día nos presenta a Charlie, el cual se encarga de ser el heraldo de la Muerte. Tiene que viajar por todo el mundo visitando a diferentes personas para llevarles mensajes concretos por orden de la Muerte, y que precisamente Charlie te venga a ver suele ser un presagio funesto. O no. La novela se estructura en fragmentos muy cortos que representan situaciones, viajes o experiencias que vive Charlie, y que funciona a modo de un fix-up de relatos cortos que forman una novela de extensión considerable. 


Claire North tiende a jugar con los capítulos cortos, textos breves pero muy impactantes y que dejan un cliffhanger (mayor o menor) para enganchar con el siguiente. Tengo la impresión de que la autora ha querido llevar esto más allá adaptando una trama que le permita seguir esta estructura. Así como en Las quince vidas de Harry August "casi" cada capítulo era una vida, o una historia cerrada, en El final del día tenemos que cada capítulo es un viaje o una situación concreta dentro de cada viaje. A título personal me parece una idea original, pero creo que es una estructura muy delicada. Claire North tiende a divagar en sus novelas. Introduce temas concretos y reflexiona sobre ellos para luego dejarlos a un lado sin más. Por lo tanto que esta novela tenga capítulos enteros de temas que ni van ni vienen a la trama me destroza por completo el ritmo y no me permite disfrutar de la historia. Me saca del texto. Que el ritmo narrativo se rompa para reflexionar sobre algo concreto del cambio climático, del Bréxit, o incluso de fútbol (¡del fúbtol!) es algo que no he sido capaz de asimilar.

La novela tiene muchos puntos positivos, sin ir más lejos, el propio estilo de la autora es espectacular, y es que Claire North escribe terriblemente bien. La trama es interesante cuando se centra en, bueno, en la trama, y que aparezcan más jinetes del Apocalipsis es bastante emocionante. Tengo la sensación de que Claire North tiene unas ideas brillantes, pero que nunca acaba de conseguir sacarle todo el potencial a las mismas, que se quedan a medio camino como "excusas" para leerte un texto con sus reflexiones. Y es una lástima, porque como ya os digo, creo que North tiene un potencial espectacular para contar historias. Por último mencionar que la editorial Hidra va a publicar esta novela en castellano, lo cual me parece una noticia para celebrar. A pesar de mis palabras, creo que merece la pena leerse esta novela para conocer a North, para adentrarse en su estilo y para celebrar que autoras tan originales y tan poco "comunes" se publiquen en castellano. 

martes, 4 de abril de 2017

Resumen de lecturas [marzo, 2017]


Este mes ha sido más de terminar lecturas que ya tenía empezadas, como Amatka, Elgigante enterrado o Piercing. Por el resto, lecturas cortas y breves, relatos, antologías y un manga. Poco más que contaros esta vez, así que pasamos a los comentarios de las lecturas.

Snapshot, de Brandon Sanderson [RESEÑA

Novela corta de apenas cien páginas que me pareció de los experimentos más interesantes de Sanderson fuera de la fantasía. Esta novela corta nos presenta un mundo digital que recrea una ciudad real en un momento concreto para que dos detectives se metan dentro en plan Matrix a resolver el caso buscando pistas que no se han encontrado a posteriori. El final es un giro inesperadísimo. Bravo. Ojalá más Sanderson de este estilo.

Hombres salmonela en el planeta porno, de Yasutaka Tsutsui [THE SPOILER CLUB

Lectura de marzo para el The Spoiler Club que podéis ver en este enlace. Es posible que caiga por aquí una reseña, ya que Isa se encargará de reseñarlo en El peso del aire. Pero resumiendo mucho por si os da pereza veros el programa: muy recomendable, con muchos peros. No es lo mejor del autor. Leed Paprika.

Amatka, de Karin Tidbeck 

En Neo Nostromo estamos con un pequeño parón por temas laborales, pero esta iba a ser mi reseña para el programa de este mes. También colgaré el texto de la reseña en el blog. Sobre el libro: Karin Tidbeck me ha sorprendido mucho con esta novela. Yo la consideraba una maestra de las distancias cortas, y lo cierto es que me ha demostrado en las largas tiene muchísimas tablas. Os recomiendo visitar la reseña que hizo Sergi Viciana en Fantifica. Lo recomiendo muchísimo, porque además la edición de Nevsky es gloriosa. Y si necesitáis sinopsis, os dejo enlace a Goodreads.

Nevertheless, She Persisted, de VV.AA. 

Para el Día Internacional de la Mujer, en Tor.com sacaron una serie de relatos muy cortos inspirados en la frase: Nevertheless, She Persisted, los cuales se pueden leer todos de forma gratuita en la web. Hay relatos buenísimos, otros pasables, y otros muy interesantes. En poco menos de una hora los podéis tener todos leídos. Os dejo enlace.


Piercing, de Ryu Murakami 

Uf. Tengo la reseña escrita para El peso de aire, pero me ha dejado tan loco, tan echo polvo, y tan asqueado... Un hombre se despierta por la noche con un ataque de ansiedad. Necesita apuñalar a su bebé. Pero se pasa toda la noche con el cuchillo en la mejilla del recién nacido, porque de esta forma se asegura de que no lo hará. Una lucha interna entre el sí y el no. ¿Solución? Matar a prostitutas para calmar su sed de sangre. Una ida de olla que ahonda en lo más profundo de la psicopatía. Te deja destrozado, como todo lo de Ryu Murakami.


Luna: Luna de lobos, de Ian McDonald 

De este me vais a permitir que no diga nada, ya que he tenido la suerte de corregir la traducción de la novela, y no me parece ético reseñarlo. (Pero leedlo, que lo peta).

El gigante enterrado, de Kazuo Ishiguro 

Editaré el post la semana que viene para colgar la reseña, pero os avanzo que no me ha gustado. Me esperaba una cosa, y Ishiguro me ha dado con su novela en toda la cara. No me gustó Nunca me abandones, y esta me ha gustado menos. ¿Es una mala novela? Para nada, pero no he conectado a ningún nivel. No es para mí.

Separhim; 26613336 wings, de Mamoru Oshii y Satoshi Kon 

Interesantísimo manga en colaboración entre dos maestros de la animación japonesa. Lástima que esta colaboración de 13 tomos se quedara abandonada en el primero, porque yo me la hubiera leído entera. Muy, muy buena.

Defending Elysium, de Brandon Sanderson 

Relatito de ciencia ficción de Sanderson. Nada del otro mundo, pero es interesante y se leer en un plas. Se nota que es un texto antiguo del autor, sobre todo en la construcción de personajes.