jueves, 19 de mayo de 2016

The Aeronaut's Windlass, de Jim Butcher


No siempre, pero en esta ocasión, los nominados al Hugo han despertado mi ansia lectora. Se han sumado diferentes factores, la propia nominación, el tener compradas varias de las novelas nominadas y el haber participado en el podcast Verdhugos que precisamente trataba sobre estas nominaciones. Hace unos días comentaba The Fifth Season, de N.K. Jemisin. Hoy le toca el turno a The Aeronaut’s Windlass, del popular Jim Butcher.

The Aeronaut’s Windlass, es la primera novela de una nueva saga de fantasía steampunk titulada “The Cinder Spires”. Según he estado leyendo en varias entrevistas y reseñas, se trata de una trilogía, aunque Butcher podría tener planificadas un total de 3 trilogías, es decir, 9 novelas en total para esta nueva saga. Ahí es nada. “The Cinder Spires” combina diferentes elementos de la fantasía como la magia, el steampunk, o la pura aventura. He de reconocer que siendo Butcher y después de haber leído dos novelas de Dresden y una de Alera, esperaba “algo” más. Pero llegaremos a esto más tarde. En un principio, estos elementos además de la sinopsis son más que llamativos para hacerse con la novela.


A modo de resumen argumental os puedo contar que el mundo donde se ambienta la novela está cubierto de una niebla extraña que ha forzado a la humanidad a vivir en el cielo, entre las nubes o en la tierra en diferentes tipos de bases. Aquí arriba tenemos diferentes plataformas y bases aéreas regidas por diferentes casas nobles que, obviamente, están peleadas entre ellas. La novela empieza con Gwendolyn Lancaster que se alista en el servicio militar contradiciendo los deseos de su familia. Junto a ella estarán Benedict Sorellin-Lancaster, Bridget Tagwynn y Rowl (Rowl es un gato antropomórfico, y el primero en ser aceptado para entrar al servicio militar). Por otro lado, el Capitán Grimm es expulsado de la armada y pilota el barco Predator. Por alguna razón le destruyen el barco y se ve metido en una trama conspiranoica protegiendo a un mago llamado Ferus que puede ser decisivo para ganar la guerra. Y hasta aquí puedo contar.

Ahora que ya estamos situados vamos con el resto. El elemento más obvio (y creo) que más se ha explotado para promocionar la novela, son los barcos flotantes que se usan como medio de transporte o como armas en las Spires. Este es además el elemento steampunk más obvio. La novela gira alrededor de una trama palaciega entre diferentes casas nobles históricamente enfrentadas debido a diferentes motivos. Y aquí entra en juego la magia. En este mundo existe el ether, una especie de energía que se utiliza como combustible o como arma de destrucción. Como comprenderéis, el ether juega un papel clave en la economía de las Spires y las diferentes casas luchan, traicionan y conspiran para hacerse con el monopolio.

El punto fuerte de la novela son desde luego, los personajes. Carismáticos, con gancho y con motivaciones interesantes, consiguen que el lector siga leyendo las más de 600 páginas de la novela. Y es que esto es un gran problema de la novela que como fichas de dominó, desencadena el resto de problemas. La novela es larga, sí, pero eso no es un problema per se. Butcher empieza la historia con mucha intensidad, presentando muchas cosas, situaciones y batallas que consiguen que leas las primeras 100 páginas en un suspiro, pero a partir de aquí todo se calma y el autor se dedica a contar y relatar todo su worldbuilding de la forma más aburrida posible. Detalles, detalles y detalles, que (por ahora, supongo) no aportan nada a la trama. Esto consiguió que me desesperara en la lectura, pues era tedioso avanzar y viendo que el libro no era especialmente breve, desanima. A esto hay que sumarle que la trama se resiente y empezamos a olvidar detalles o personajes y todo empieza a volverse confuso y extaño. Imaginaos un coche que arranca, avanza y se cala, arranca, avanza y se cala. Eso es The Aeronaut’s Windlass.

Jim Butcher consigue crear un mundo vivo, con un worldbuilding impresionante y muy interesante, pero falla estrepitosamente en la forma. Para los que tengáis más aguante con este tipo de novelas (Las mentiras de Locke Lamora, por ejemplo, sufre de lo mismo) estoy seguro de que os va a gustar mucho. Aunque el estilo de Jim Butcher es simple e incluso estéril en ocasiones, lo que hace lo hace genial. Aventuras, steampunk y un mundo de fantasía con magia intrigante y enorme. Una lástima enorme que Butcher haya decidido meter cientos de páginas de relleno, porque podría haber sido una novela excelente.

Esta reseña la he publicado en colaboración con Odo, de Sense of Wonder. Aquí podéis leer su reseña.

2 comentarios:

  1. Hola :) Escribir la primera y ya tener 3 trilogías más o menos planificados, ni que todos fueran Sanderson XD Lo único que conocía de la novela es ese elemento steampunk que mencionas, es de lo que escuche hablar de la novela. Es una pena eso que comentas, de que las 100 primeras páginas atrapa y luego pega ese bajón para construir su mundo a base de detalles, lo veo demasiado tedioso para un tochito de 600 páginas. Me interesa en cuanto a conocer el mundo que ha planteado, pero lo de tanto relleno me puede hastiar sobre manera y pasar de la novela. Gracias por presentárnosla, un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no la recomiendo nada, pero sí creo que puede haber gente a la que le guste. Si me hacen un remake de esta novela con 400pgs menos, me tiro de cabeza

      Eliminar